Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición critica el "estado policial" impuesto por la Ley de Seguridad Ciudadana

Vista general del hemiciclo del Congreso de los DiputadosEFE

Todos los partidos con representación en el Congreso de los Diputados, con excepción del PP, han criticado de forma unánime el "estado policial" y el "despotismo" implícito en la Ley de Seguridad Ciudadana, que será aprobada este jueves por la cámara baja.

Desde la presentación de su primer borrador hace ahora algo más de un año, la Ley de Seguridad Ciudadana ha estado envuelta en polémica por las quejas suscitadas entre partidos políticos y colectivos sociales, que la bautizaron como 'Ley Mordaza'. Entre los planes iniciales del Ministerio del Interior se incluía sancionar con hasta 600.000 euros -la multa más alta- a quienes participasen en protestas ante el Congreso de los Diputados sin la autorización de la Delegación del Gobierno.
Durante el debate, al que ha asistido el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el diputado extremeño del PSOE en el Congreso Ignacio Sánchez Amor, ha criticado el recorte de derechos incluido en la norma para todas aquellas personas que acuden a Madrid para participar en manifestaciones con la intención de "sentirse ciudadanos".
En su opinión, nadie ha pedido esta regulación legislativa que no se corresponde con las necesidades de la ciudadanía ya que son escasos los españoles que sienten que existen problemas de seguridad.
Especialmente crítico ha sido el diputado de IU Ricardo Sixto que ha realizado un paralelismo entre esta norma y las vigentes durante la época franquista, debido a que incluye la ejecución de sanciones administrativas por conductas que no son delito. También el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, que ha lamentado la "innecesaria represión" incluida en la nueva ley, que ha calificado como "perversa".
Estos argumentos han intentado ser rebatidos por el 'popular' Conrado Escobar que ha asegurado que tiene "la tranquilidad" de que el texto constituirá un avance para la convivencia y un refuerzo a nuestra democracia.
Desde su punto de vista, incrementa la protección de los ciudadanos "de quienes pasean, del niño, de la abuela". "Nuestra marca es la libertad, la suya todavía no la han encontrado", ha espetado dirigiéndose al socialista Sánchez Amor.
El ministro del Interior ha querido intervenir al término del debate y ha agradecido que "a pesar de la discrepancia, haya llegado este día". "Cuando entre en vigor esta ley se verá que queda garantizada la libertad", ha agregado.