Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno prepara una nueva ley que impedirá las comparativas de alimentos

El Gobierno confirma un positivo de carne de caballo en canelones con relleno de carneGtres

El Gobierno ha introducido una disposición en la Ley de Cadena Alimentaria que obstaculizará los análisis comparativos de alimentos, que en los últimos tiempos han destapado fraudes como el de la carne de caballo en hamburguesas y otros productos supuestamente de ternera. Las dos principales organizaciones de consumidores, OCU y FACUA han expresado su desacuerdo por una medida que beneficiará a la industria en perjuicio de los consumidores y de su derecho a ser informados.

Una enmienda del Ejecutivo popular prohibirá la realización de análisis de alimentos sin comunicar estos a los directamente implicados, es decir a los fabricantes.
Estos podrían , con la nueva normativa propuesta, contranálisis y alargar hasta lo imposible la publicación de los resultados de las populares comparativas, que la OCU realiza desde el año 1980.
La OCU ha defendido el derecho de los consumidores a estar informados de forma "veraz sobre las diferentes opciones que tienen en el mercado", un derecho del que gozan todos los ciudadanos europeos, según la organización.
FACUA, por su parte, también ha condenado la enmienda popular a la que ha definido como "ley mordaza", creada por el Gobierno "para impedir que se destapen fraudes alimentarios".
La organización de consumidores y usuarios asegura en un comunicado publicado en su web que la medida "es inconstitucional" y que detrás de ella están las presiones del lobby de la gran industria de la alimentación.
FACUA advierte que con la enmienda del PP, se prohibiría la difusión de estudios y análisis comparativos de productos alimenticios si no cumplen unos requisitos que resultan totalmente desproporcionados, aunque hayan sido elaborados con total rigurosidad.