Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva Canarias mantiene su disposición a negociar con Montoro, pero le exige "rigor" y no "triunfalismo"

El diputado de Nueva Canarias en el Congreso, Pedro Quevedo, cuyo voto será determinante para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, ha reafirmado este miércoles su disposición a negociar las cuentas pero ha exigido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que esa negociación se haga con "rigor" y sin "triunfalismo".
Así lo ha señalado Quevedo en la Cámara Baja tras escuchar el discurso con el que el ministro ha abierto el debate de totalidad del proyecto presupuestario cuya devolución al Gobierno ha solicitado la formación nacionalista, pese a su disposición a discutir las enmiendas parciales para comprobar si la disposición de Montoro al diálogo es real.
Quevedo, quien este jueves defenderá desde la tribuna su enmienda de totalidad, ha señalado que el PP no ha podido someterse a un "trasplante de ideología" por lo que los Presupuestos van "en la misma dirección que los anteriores" y Montoro ha vuelto a utilizar un tono "lamentablemente paternalista" en lo social, con el matiz, ha añadido, de que ahora los 'populares' no tienen "mayoría absoluta" y han tenido que reducir su triunfalismo.
REVERTIR EL MALTRATO A CANARIAS
Quevedo ha destacado que al menos ahora desde el Gobierno se reconoce que Canarias "ha sido la comunidad que peor lo ha pasado a lo largo de la crisis", pero ha denunciado que las medidas que se proponen para paliar esa situación no son suficientes, aunque le hayan valido a Coalición Canaria para respaldar los PGE.
Su formación, ha reiterado, está abierta a negociar para tratar de "revertir" ese "maltrato" que, a su juicio, ha sufrido Canarias en los Presupuestos de los últimos cinco ejercicios, pero ha avisado a Montoro de que la negociación debe hacerse "en un contexto de seriedad y rigor" exento de "declaraciones triunfalistas".