Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noventa países discuten en Madrid sobre la pena de muerte

Imagen de archivo de una silla eléctricacuatro.com

Madrid acogerá desde este miércoles hasta el sábado el V Congreso Mundial contra la Pena de Muerte, un evento que organiza la organización Ensemble contre la peine de mort (ECPM, juntos contra la pena de muerte) y que patrocina el Gobierno español, en el marco de sus esfuerzos para la abolición de esta práctica a nivel mundial.

La cita será inaugurada por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, junto con sus homólogos de Francia, Laurent Fabius; de Noruega, Gry Larsen; y de Suiza, Didier Burkhalter, cuyos países también patrocinan la celebración de este evento, que reunirá principalmente a voces abolicionistas pero también a defensores de la pena capital.
El objetivo, según ha explicado el director general de ECPM, Raphaël Chenuil Hazan, es propiciar un "diálogo" con representantes de países que mantienen la pena de muerte --actualmente hay 57 en todo el mundo-- para "abrir el camino hacia la abolición". Según Chenuil, es muy importante que haya contactos con estos países tanto a nivel multilateral, en foros como éste, como a nivel bilateral.
Por otra parte, el objetivo central de estos congresos, el primero de los cuales se celebró en Estrasburgo (Francia) en 2001, es reunir a la sociedad civil abolicionista, especialmente la de "aquellos países con una situación difícil para ayudarles y apoyarles a crear estrategias" en pro de la moratoria o la abolición de la pena capital, algo que, en último término, ha admitido, "es una decisión política de los dirigentes".
Asimismo, en este congreso tienen un papel relevante tanto ex presos que han estado en el corredor de la muerte, como familiares de condenados a muerte y personas que pese a haber tenido víctimas de crímenes en su familia están en contra de la pena capital.
En este sentido, en el congreso de Madrid participarán, entre otros, Joaquín José Martínez, un español que fue condenado a la pena capital en 1997 por asesinato en Estados Unidos y que en 2001 salió del corredor de la muerte tras demostrarse su inocencia, y familiares de Pablo Ibar, el único español que en estos momentos se encuentra en una cárcel estadounidense a la espera de su ejecución. Igualmente habrá otros excondenados a muerte en países como Irán, Uganda o Marruecos.
PATROCINIO DEL GOBIERNO ESPAÑOL
El Gobierno español, entonces todavía en manos de José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó en el anterior congreso celebrado en Ginebra en 2010 su interés a la ECPM de acoger en España la siguiente cita, y el actual Ejecutivo de Mariano Rajoy mantuvo este compromiso, en consonancia con su defensa de la abolición de la pena capital, han explicado fuentes diplomáticas.
El patrocinio de este congreso junto a Francia, Noruega y Suiza es una "expresión clara del compromiso de España contra la pena de muerte", han subrayado las fuentes, que han dejado claro que más allá de dicho respaldo no está previsto formular "ninguna iniciativa" concreta, ya que ese no es el objetivo de la reunión.
Desde el Gobierno, han destacado que este tipo de reuniones suponen "una buena ocasión para debatir sobre el tema desde posiciones diferentes" y han resaltado el "buen nivel de participación" previsto, ya que además de varios ministros de Exteriores está previsto que acudan algunos premios Nobel de la Paz como la iraní Shirin Ebadi o el timorense José Ramos-Horta.
LA PENA DE MUERTE
El director de ECPM, que también es copresidente de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, ha subrayado que "la cuestión de la pena de muerte es una cuestión fundamental de los Derechos Humanos". Según la organización que dirige, en los últimos 40 años se ha pasado de que solo el 20 por ciento de los estados fueran abolicionistas al 70 por ciento.
En la actualidad, hay 97 países que han abolido este castigo para todo tipo de delitos, mientras que en ocho países está abolida para los delitos de derecho común y en 36 la pena capital está abolida de facto ya que aunque sigue en vigor no se ha ejecutado a nadie en los últimos diez años. Por contra, todavía hay 57 donde está práctica sigue estando vigente.
De acuerdo con el último informe de Amnistía Internacional sobre la pena de muerte, al menos 682 personas fueron ejecutadas en 21 países en 2012. La mayoría de las ejecuciones tuvieron lugar en China, Irán, Irak, Arabia Saudí, Estados Unidos y Yemen, por este orden.
Según la ONG, China ejecutó a más personas que el resto de los países del mundo juntos, aunque se desconoce el número exacto ya que los datos al respecto se consideran secreto de Estado. En el caso de Irak, hubo 129 ejecuciones, casi el doble que en 2011, cuando la cifra fue de al menos 68.
EL CONGRESO
En el V Congreso, que se celebrará en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, está previsto que acudan unas 1.500 personas de más de 90 países, entre las que habrá unas 200 de países retencionistas.
El congreso se vertebrará en dos sesiones plenarias centradas en los países de Oriente Próximo y el Norte de África (MENA) y en Asia. Además, habrá un total de once mesas redondas en las que se hablará de países y regiones concretas como Irán, Estados Unidos, Europa, África Subsahariana o el Caribe, pero también de otros aspectos como inocencia y abolición, menores de edad y pena de muerte o narcotráfico y pena de muerte, entre otros.
Por último, también habrá un total de siete talleres: estrategias abolicionistas; la representación legal en los casos de pena de muerte en todo el mundo; organizaciones intergubernamentales y sociedad civil, las estrategias comunes; la pena de muerte y la tortura; familias de las víctimas: una red de acción internacional; educar sobre la abolición; terrorismo y abolición.