Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Música para reclamar justicia en el aniversario de la muerte de José Couso

Este 8 de abril se cumplen 11 años de la muerte en Irak del cámara de Telecinco, José Couso. Como cada año su familia y amigos se concentrarán para pedir justicia. La cita, que contará con las actuaciones de Amaral y Vetusta Morla entre otros, será el domingo seis de abril frente a la embajada de EEUU a las 12h.

A José Couso lo mataron en la guerra de Irak en 2003 cuando soldados estadounidenses dispararon contra el hotel Palestina, sede de la prensa internacional. Desde entonces cada año la familia del cámara de Telecinco se concentra para pedir Justicia.
El décimo primer aniversario de la muerte de Couso coincide con el empeño del juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, de continuar con la investigación a pesar de la nueva ley aprobada en solitario por el Gobierno que limita la Justicia Universal. El juez se acoge en un auto a la IV Convención de Ginebra -tratado suscrito por España- y recuerda, además que tenemos la obligación de investigar los crímenes cometidos contra objetivos civiles en cualquier lugar del mundo.
Este año la concentración en el aniversario de la muerte del cámara será frente a la embajada de EEUU en Madrid y contará con las actuaciones musicales de Vetusta Morla, Amaral y Samba da Rua, que quieren mostrar su apoyo a la causa.
 Para la familia Couso “es fundamental reparar el dolor”, pero “aún más importante es defender la libertad de información y de prensa”. Denuncian que “con la nueva reforma, el Gobierno, deja sin tutela judicial a los ciudadanos españoles que viajen al extranjero y sean víctimas de crímenes de lesa humanidad”.
“La familia recuerda que esta es la única causa abierta en el mundo contra soldados estadounidenses. Cinco de ellos están imputados, sin embargo, ninguno ha sido juzgado”