Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Munté ve en Tarradellas un "referente imprescindible" del derecho a decidir

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté, ha considerado que el expresidente de la Generalitat en el exilio Josep Tarradellas es un "referente imprescindible" del derecho a decidir por su coraje y su capacidad de diálogo y negociación.
En el acto de conmemoración del 40 aniversario del retorno del presidente Tarradellas celebrado en Madrid, Munté ha afirmado que, precisamente este lunes, cuando ha declarado la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en el TSJC por permitir votar resoluciones soberanistas, el Govern apela todavía más a "la serena obstinación de Tarradellas y al convencimiento de que la justicia se acabará imponiendo".
"La política debe ser reivindicada y ejercida como el único instrumento válido para dirimir conflictos. Sin apriorismos, con amplitud de miras y con respeto a la voluntad mayoritaria de los ciudadanos", ha añadido.
Cuando se cumplen 40 años del retorno del que fuera presidente de la Generalitat en el exilio desde el año 1954, Munté también ha lamentado que en la España de 1977 existiera "una voluntad política, amplitud de miras y una voluntad muy clara de negociar y dialogar", como la que propició el regreso de Tarradellas, "que en estos momentos no sucede", según la portavoz del Govern.
"Encontramos a faltar esa amplitud de miras y esa voluntad negociadora y el concepto de la política como instrumento que puede dirimir los conflictos que también son politicios", ha afirmado Munté en declaraciones a los medios en Madrid, antes de participar en la mesa redonda 'Madrid en el imaginario del president Tarradellas' celebrada en el centro cultural Blanquerna.
Durante su intervención en la mesa redonda, la portavoz de la Generalitat ha asegurado que el Gobierno español de Adolfo Suárez fue en 1977 "más dialogante y abierto que el actual" al entender que era necesaria la restauración de la Generalitat en las "condiciones adversas" de la Transición y en un momento en el que todavía no había sido promulgada la Constitución del 78.
"No somos ningún problema, somos una realidad, y como entonces, hacemos oír nuestras demandas desde planteamientos pacíficos", ha defendido Munté para exigir que las divergencias políticas no tengan que resolverse "en los juzgados", aludiendo a la declaración de Forcadell este lunes en el TSJC.
HITO PARA LA "DEMOCRACIA ESPAÑOLA"
Ante un auditorio donde se han congregado diputados y senadores, además del secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, Munté ha señalado el retorno de Tarradellas tras 38 años en el exilio no solo como un acontecimiento importante para Cataluña, sino para la "democracia española". Una opinión compartida por Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, uno de los 'padres' de la Constitución y presente en el acto.
Para Herrero y Rodríguez de Miñón, el regreso de Tarradellas fue "muy simbólico e importante" para España porque en ese momento "reconoció que se podía integrar sin mengua a la identidad nacional de Cataluña" en el Estado.
El 'padre' de la Constitución ha recordado a Tarradellas como un hombre "notable, capaz, honesto, honorable y competente" que se convirtió en un "símbolo" que "personificó la institución de la Generalitat y de la identidad de Cataluña".
Herrero y Rodríguez de Miñón ha admitido que colaboró en el regreso de Tarradellas "aunque de una manera muy escasa" al trasladar las negociaciones al entonces vicepresidente segundo del Gobierno español, Vicente Osorio, cuya presencia también estaba prevista en la mesa redonda, aunque finalmente no ha podido asistir al encontrarse en una consulta médica. Durante el acto, que ha sido presentado por el delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell; han participado también el historiador y profesor de Historia Contemporánea de la UAB, Joan B. Culla; y Octavi Vila, abad del Monasterio de Poblet, donde se custodia el archivo personal de Tarradellas, que fue president de la Generalitat hasta 1980, cuando Jordi Pujol le relevó en las urnas.