Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro: "El objetivo de déficit para 2012 lo marcará Bruselas"

Cristobal MontoroReuters

Será necesario conseguir la estabilidad económica "de forma realista"

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha señalado que el objetivo de déficit en España para 2012 lo marcará Bruselas, si bien ha recordado que será necesario conseguir la estabilidad económica "de forma realista" con una nueva previsión.
El objetivo de déficit español actual está fijado en el 4,4% para este año, si bien el propio Montoro mostró dudas sobre el cumplimiento de esta cifra esta semana en una entrevista a un diario alemán. Posteriormente, la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, resaltó la "voluntad y determinación" del Gobierno para reducir el déficit en lo comprometido con Bruselas.
En una entrevista en 'La Vanguardia' recogida por Europa Press, Montoro ha asegurado que Bruselas deberá "dibujar un nuevo escenario" económico, puesto que entiende que las anteriores previsiones de reducción de déficit se hicieron con un escenario de crecimiento económico.
Una vez se hayan establecido las bases de esa "nueva realidad", el Gobierno español tiene "el firme compromiso de cumplir" con el objetivo de déficit marcado. Bruselas ya fijó reducir del 6% hasta el 4,4% el PIB español, si bien preveía un crecimiento del 2,3% y no un escenario de recesión.
"No bajamos el déficit simplemente porque nos lo ordena Bruselas, sino porque nos interesa. En la medida en que reduzcamos nuestra deuda y ganemos confianza en los mercados, disminuirán los tipos de interés que pagamos, lo que podremos utilizar para salir de la crisis", ha justificado.
Por otro lado, el ministro de Economía ha rechazado subir el IVA, puesto que considera que esta medida perjudicaría a las capas sociales más débiles y representaría "una injusticia que ahogaría" a la economía española. En esta misma línea, tampoco contempla una subida de los impuestos especiales