Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moncloa confirma que Rajoy contestará a la carta de Puigdemont sobre el referéndum

El presidente del Gobierno está dispuesto a debatir con el presidente catalán si presenta su propuesta en el Congreso
El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, contestará a la carta que le ha enviado el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, solicitándole iniciar "negociaciones sobre los términos y las condiciones del referéndum" en Cataluña, según han confirmado a Europa Press fuentes de Moncloa.
En la misiva, anunciada el martes y a la que ha tenido acceso Europa Press, Puigdemont expresa a Rajoy "la máxima voluntad de buscar una solución política pactada y acordada que dé respuesta a la demandas de la ciudadanía de Cataluña" de poder decidir sobre su futuro político.
Fuentes del Ejecutivo han señalado que Rajoy siempre contesta a estas cartas y que hará lo propio en esta ocasión con el presidente catalán. Su respuesta irá en la línea de lo que ha venido defendiendo estos días, en los que ha emplazado a Puigdemont a presentar su petición de referéndum en las Cortes Generales.
DISPUESTO A DEBATIR CON PUIGDEMONT EN EL CONGRESO
Este mismo martes, en el Pleno del Senado, Rajoy afirmó que si Puigdemont lleva su propuesta al Congreso, él mismo acudirá a debatir con él "con mucho gusto", pero para defender el Estado de Derecho de la ley de transitorierdad que prepara el Parlament, que considera un "chantaje" y un "disparate".
"Lo que le he dicho al señor Puigdemont es de libro: vaya y dígaselo a los 350 diputados que pueden abrir una posibilidad a su planteamiento, que los convenza. Es bueno y positivo que vaya, a debatir y dialogar", afirmó Rajoy en respuesta a la portavoz de ERC, Mirella Cortés.
Según el Gobierno del PP, la llamada 'Ley de transitoriedad' es una "cacicada" y es difícil encontrar un precedente "tan antidemocrático". Eso sí, no da por terminada la denominada 'Operación diálogo' emprendida por el Ejecutivo para buscar puentes con Cataluña porque el objetivo de su gobierno, alegan, es mejorar la vida de la gente.