Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moix cree que pedir amparo "no es solución" para los fiscales denunciados porque puede "mediatizar" el proceso

Asumirá la decisión del Fiscal General del Estado sobre los fiscales del 3% porque es su "superior jerárquico"
El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, considera que pedir amparo al Consejo Fiscal "no es la solución" para los fiscales que han recibido denuncias por su actuación "porque puedes predeterminar al señor que tiene que decidir sobre esa denuncia".
Además, ha asegurado que él, hasta ahora, "jamás" ha visto a ningún juez o fiscal pedir amparo por haber sido denunciado, y eso que cuando él fue fiscal superior de Madrid recibían unas 50 denuncias o querellas al año contra jueces y fiscales. "A mí me han presentado denuncias y querellas al Tribunal Supremo y jamás he pedido amparo, primero porque estaba convencido de que había actuado correctamente y porque no me parece que pedir amparo pueda ser la solución básica", ha dicho.
Moix se ha expresado así, en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, coincidiendo con la reunión del Consejo Fiscal que comenzó ayer y se prolonga este jueves y en la que, entre otras cosas, se tratará la petición de amparo de los fiscales José Grinda, Fernando Bermejo y Juan José Rosa después de que Moix haya tramitado una queja presentada por uno de los investigados por el caso 'Emperador' que les acusa de coacciones y amenazas.
El fiscal ha puntualizado, no obstante, que la petición de amparo es una "decisión legítima" de los fiscales y que él respetará "siempre" lo que decida el Consejo Fiscal, del que él no forma parte. Además, ha insistido en explicar que la petición de amparo de estos tres fiscales no es contra él o sus decisiones, sino por las denuncias que se han recibido contra ellos, ya que consideran que "pueden perturbar el correcto ejercicio de sus funciones como fiscales".
Moix ha explicado que todo ciudadano tiene derecho a denunciar actuaciones que considere delictivas, aunque procedan de un fiscal o de un juez y los fiscales a pedir amparo. Los fiscales jefes, por su parte, tienen la obligación de investigar los hechos que aparezcan "indiciariamente como constitutivos de delito", sean o no contra fiscales.
En este caso, ha explicado que él tenía una cita con un abogado que fue quien le presentó la denuncia del empresario Rafael Pallardó, que acusa de coacciones a estos fiscales. Tras registrar la denuncia el abogado le dijo que su cliente estaba allí mismo y le llamó para "ratificar la denuncia" ante un funcionario.
Acto seguido, ha continuado, él les dio a los denunciantes una copia de la denuncia y envió el original al fiscal jefe de Barcelona, porque él, como fiscal jefe Anticorrupción, no es competente para valorar ese presunto delito. Según ha puntualizado, él no ordenó al fiscal investigar nada, sino que le remitió el documento para que actuase como procediese.
En cuanto a otro de los asuntos que abordará el Consejo Fiscal, Moix se ha ratificado en su decisión de sustituir a los fiscales Grinda y Bermejo del caso relacionado con la financiación ilegal de CDC, conocido como el 'caso del 3%' por otros dos fiscales con despachos en Barcelona, Fernando Maldonado --que lleva también los casos Caixa Catalunya e ITV-- y Teresa Duerto, argumentando que es para redistribuir el trabajo.
"Cualquier jefe tiene ante sus funciones la organización con los recursos que uno dispone y se busca la mayor optimización para que la cosa vaya niquelada y sea una Fiscalía eficaz. Su función es buscar un reparto equitativo, no que haya unos que trabajan mucho y otros poco", ha explicado.
REPARTO DE LAS CAUSAS
Así, Moix ha explicado que en la labor de distribución que ejerce se siguen criterios en función de la Fiscalía, como "la complejidad de los asuntos" y el "lugar donde se está tratando". Para el fiscal, la territorialidad es "importante", y por ello ha optado por sustituir a los encargados del juicio por el 3%.
"Se evitan desplazamientos para cuando tiene que haber un declaración de un testigo. Ahorramos recursos y tiempo que se puede emplear en asuntos de la Fiscalía. Hablé con ellos (los fiscales) y me dijeron que podían llevar más asuntos y les dije 'pues os voy a ir llevando los asuntos del territorio de Barcelona que tenemos ya aquí en Madrid'", ha destacado.
Según ha explicado Moix, no es un problema que se produzca un cambio de encargados en mitad del proceso, ya que es "habitual que un fiscal vaya a un juicio y no haya instruido nada en ese procedimiento (...). Se lo estudia y no pasa nada", ha añadido.
Con todo, Moix ha asegurado que asumirá la postura del Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, que hoy puede dejar en suspenso la decisión de sustituir a Grinda y Bermejo porque, como ha recordado, es su superior jerárquico.
Además, ha dicho que desconoce si la Audiencia Nacional puede ocuparse del caso de financiación irregular de la antigua Convergència, porque este está separado en nueve piezas. Dos de ellas están en la Audiencia de Tarragona, y otra, a su juicio, podría terminar en Madrid. Con todo, Moix ha dicho que "parece" que "hay algo que se va a quedar" en Cataluña, pero son "futuribles".