Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernandez Díaz dice que es momento de "mirar de frente" a la inmigración

Se abre la capilla ardiente de LaraEFE

El Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que no es momento de "poner paños calientes" al drama de la inmigración irregular sino de "mirar de frente al problema" que, en su opinión, "hay que tratarlo a nivel europeo, por no decir mundial".

Fernández Díaz, que asistirá esta tarde a la reunión extraordinaria de los ministros de Interior y Asuntos Exteriores de la UE que se celebra en Luxemburgo convocado a raíz del naufragio de un barco con 700 inmigrantes en el Mediterráneo, ha advertido de las consecuencias de un estado fallido como es Libia donde "se están produciendo masacres de cristianos, limpiezas étnicas y conflictos" y ha apelado a la necesidad de una cooperación efectiva.
"Si no se produjeran los conflictos de Siria y otras zonas, el problema sería como el de años atrás, pero no tendría la gravedad ni el dramatismo actual", ha explicado el ministro en declaraciones a la COPE recogidas por Europa Press.
Por ello, entiende que "si no se actúa de manera integral, lo que exige muchos recursos de la Unión Europea, se estarán poniendo paños calientes y no se arreglará un problema que no se soluciona en 24 días ni en 24 horas".
En su opinión, la reunión extraordinaria de los ministros de Interior y Asuntos Exteriores de la Unión Europea, "es un buen camino para acometer de urgencia medidas para atajar de raíz la crisis", porque "si no se va a la causa y se queda uno en los efectos, solo se conseguirá aliviar el problema y no solucionarlo".
Fernández Díaz ha insistido en la necesidad de ir al "origen de estas migraciones masivas de personas que huyen de la persecución por razones de creencia religiosa, política o la necesidad de huir de las guerras de las que se aprovechan las mafias y eso exige adoptar medidas e ir a arreglar el problema, porque si no se ataja en raíz las consecuencias se seguirán padeciendo".
El titular de Interior ha eludido responder a la posibilidad de una intervención militar pero ha reiterado la necesidad de "mirar al problema de frente" para "restablecer la normalidad en los países de origen y tránsito y colaborar con ellos".
Ha recordado que la situación es consecuencia de "las desigualdades económicas e injustas que existen entre las grandes regiones de África, los conflictos bélicos y los estados fallidos consecuencia de la 'primavera árabe'" y por ello entiende que "no solo Europa debería implicarse" en la medida en la que "no ha sido Europa la causante de esos problemas".
Sobre el papel de Frontex, el titular español de Interior ha rechazado convertir la agencia europea en una "agencia de rescate". En su opinión "sin combatir la fuente del problema no se habrá arreglado y se puede agravar en la medida en que puede generarse un efecto llamada, haciendo peor el remedio que la enfermedad". Fernández Díaz ha precisado, no obstante, la necesidad de hacer primar "el principio humanitario" para que "si hay personas en riesgo, ante todo, se rescaten".