Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado acusa a Millet de defraudar también a Hacienda al expoliar el Palau

La Abogacía del Estado ha concluido en la presentación de su informe final en el juicio del caso Palau que el expresidente de la institución, Fèlix Millet, y su 'número dos', Jordi Montull, defraudaron también a la Agencia Tributaria mientras saqueaban las arcas de las institución cultural.
En su exposición --que en su caso, se limita al delito fiscal dentro de la trama general del expolio--, el abogado ha sostenido que los mandatarios cometieron irregularidades fiscales en los cuatro años analizados: de 2006 a 2009.
Pese a que el fraude se produjo supuestamente durante esos cuatro años, sólo en 2007 lo defraudado superó la cifra de 120.000 euros que lo convierten en delito --concretamente, 648.000 euros ese año--, mientras que el fraude en el resto de ejercicios se derivó a la vía administrativa.
Este supuesto fraude fiscal lo cometieron desde lo que ha calificado de caja única, que Millet, Montull y la hija de éste y exdirectora financiera, Gemma Montull, "controlaban de forma total y jerárquica" pese a que el Palau lo conforman tres entidades: Fundació, Associació y Consorci.
La Abogacía del Estado acusa a una cuarta persona en este supuesto delito fiscal: el contable Edmundo Quintana, trabajador externo del despacho de Raimon Bergós, que fue quien presentó las declaraciones.