Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel Galán, presidente de CENAFE, se persona como acusación particular en la causa en la que se investiga a Villar

Dice que si no dimite como presidente promoverá una moción de censura para acabar con la "dictadura" en la RFEF
El presidente de CENAFE (Centro Nacional de Formación de Entrenadores) , Miguel Ángel Galán, ha solicitado personarse como acusación particular en la causa que instruye la Audiencia Nacional sobre la presunta trama de corrupción en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y en la que están acusadas cuatro personas, entre ellas al presidente del organismo, Ángel María Villar, y su hijo Gorka.
Galán, que ya se había querellado contra Villar en el caso 'Haití', ha registrado este jueves a través de su abogado Ismael Franco el escrito de personación en la causa en la que también están investigados el vicepresidente económico en la RFEF, Juan Padrón, y el secretario de la Federación Tinerfeña, Ramón Hernández Boussou.
Los cuatro detenidos han sido trasladados a primera hora de la mañana a la Audiencia Nacional donde declaran ante el juez encargado de la investigación, Santiago Pedraz por la trama en la que el principal acusado habría impulsado la celebración de partidos entre la Selección Española de Fútbol y otras selecciones, consiguiendo de esta manera contraprestaciones para la contratación de servicios y otras relaciones comerciales en beneficio de su hijo.
"Hago un llamamiento a todas las personas que dicen que ponen la mano en el fuego por Villar; la unidad de quemados de Getafe debe estar llena ya. Vamos a intentar respetar la presunción de inocencia e intentar ser justos con lo que hay pero me gustaría que dimitiera porque si sale en libertad bajo fianza y sigue en el puesto promoveré una moción censura", ha explicado Galán a las puertas de la Audiencia Nacional.
Igualmente ha dicho que hay que hacer una regeneración en el seno de la Federación porque a su juicio se ha vivido "en una dictadura", por lo que espera que el destape de esta presunta trama de corrupción sea el inicio hacia una transición democrática que derive en unas elecciones "limpias" dentro del organismo.
ELECCIONES FRAUDULENTAS
Al hilo ha precisado que las pasadas elecciones a la presidencia de la RFEF en mayo y de las cuáles retiró su candidatura fueron un trámite "irregular" en el que hubo compra de favores para que Ángel María Villar "se pudiera eternizar en el poder".
Galán ha pedido que se respete la presunción de inocencia de los cuatro acusados en la operación 'Soule' pero ha recordado que esto debería servir para que se tenga más conocimiento de la "corrupción en la federación deportiva".
En concreto se ha referido al perjuicio de cerca de 50 millones de euros que habría supuesto para las arcas del organismo el condonar la deuda que mantenía el Grupo Santa Mónica Sports. El grupo dejó de pagar 24 millones a la Federación por los derechos audiovisuales de los partidos de la selección y tras la ruptura del contrato ésta le abonó otros 20 millones de euros, según se desprende de la investigación. "Son cantidades grandísimas como para que el fútbol español estemos preocupados", ha apostillado Galán.