Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maza jura o promete ante el Rey el próximo lunes como fiscal general del Estado

José Manuel Maza jurará o prometerá su cargo como fiscal general del Estado ante el Rey el próximo lunes a las 9.00 horas. Maza fue nombrado este viernes por el Consejo de Ministros tras ser avala su idoneidad por el Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la Comisión de Justicia del Congreso de los diputados.
En el órgano de gobierno de los jueces obtuvo el voto de todos los vocales con excepción de Concepción Sáez, designada a propuesta de IU, mientras que en el Congreso expresaron sus dudas sobre su validez para el cargo los representantes Grupo Parlamentario Socialista y Unidos Podemos, que durante su comparecencia parlamentaria le pidieron que defienda su autonomía frente a presiones externas.
Tras la jura, Maza tomará posesión del cargo ante el Pleno del Tribunal Supremo, según detalla el Estatuto Orgánico que rige la Fiscalía. Aún no existe fecha para este acto en el Supremo.
Nacido en Madrid en 1951, Maza ingresó en la Carrera Judicial en 1975 y en la Fiscal en 1978, donde fue el primero de su promoción, si bien comenzó ejerciendo como abogado y como letrado de la Red Nacional de Ferrocarriles.
De sensibilidad conservadora aunque con posicionamientos muy independientes en algunos de los asuntos que le ha tocado deliberar, Maza se opuso en su día a la denominada 'doctrina Botín', propuso el archivo de la querella contra Pablo Iglesias por presunta financiación de Venezuela
Durante su comparecencia en el Congreso, Maza expresó la necesidad de que el Ministerio Fiscal preste especial atención a la lucha contra la corrupción, aunque ha recordado que hasta el más perverso de los delincuentes merece el respeto de sus garantías, por lo que la Fiscalía debe ser sensible a los derechos de los ciudadanos sometidos a una investigación penal.