Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maza niega "crisis" en la actividad diaria de la Fiscalía pero pide a "todos" que se callen para no perturbar el trabajo

Insiste en que dimitir sería una "cobardía" y recuerda que el Gobierno no le puede cesar y tendría que "aguantarlo" aunque no le gustara
El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha rechazado que haya "crisis" en la actividad diaria de la Fiscalía y ha pedido a "todos" que se callen para no "perturbar" el trabajo. Además, ha insistido en que no encuentra motivo alguno para dejar su cargo por la polémica suscitada en relación con el nombramiento del fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, y el caso 'Lezo'; y ha considerado que, "al revés, todo lo contrario", su dimisión ahora "supondría un acto de cobardía e irresponsabilidad y de no responder a las obligaciones" que ha contraído con los ciudadanos. En este contexto, ha reclamado que se deje a la Fiscalía al margen de su cuestionamiento y las críticas contra él.
"A la vista de las dificultades en las que se están produciendo estas investigaciones y la vida de la Fiscalía en este momento, muy importante en nuestra historia en el que nuestras instituciones deberían estar lo más fuertes posibles y con la mayor confianza de los ciudadanos; el irme yo de esta responsabilidad supondría un acto de cobardía e irresponsabilidad y de no responder a las obligaciones que he contraído con los ciudadanos", ha asegurado Maza.
En declaraciones a los periodistas en Málaga, antes de participar en unas jornadas, ha recordado que "nadie" puede cesar al fiscal general del Estado, "ni el Gobierno", lo cual, ha dicho, "es una gran garantía porque permite que el fiscal actúe libre e independientemente y aunque no le guste en un momento determinado al Gobierno el fiscal que ha nombrado tendría que aguantarlo".
Sobre la petición de dimisión de Moix, ha reiterado que "sería una decisión de él" y respecto al cese de éste por su parte, ha reiterado que no encuentra motivo alguno para ello. "Desde lo que yo conozco, lo que yo sé, la información que yo tengo y lo que veo, entiendo que no hay motivo para cesarle", ha aseverado.
IMAGEN
Ha recordado que en su comparecencia en el Congreso quiso "dejar claro a los diputados que con la institución no se metieran, que es un tema en el que lo que se cuestiona, compromete o critica es mi actuación y la del fiscal Anticorrupción y que por lo tanto se dejase al margen la tarea de los fiscales que diariamente hacen una actividad extraordinaria para la sociedad española que muchas veces ni se conoce ni se contempla por los ciudadanos".
Ha señalado que "siempre se piensa en investigaciones criminales, en acusaciones ejerciendo la acción publica", pero ha apuntado que "no nos damos cuenta de que los fiscales todos los días protegen a los ancianos visitando los centros en los que están para que no sean maltratados, protegen a los discapacitados y llevamos a cabo acciones en defensa de los consumidores", destacando la "tarea amplísima en beneficio de la sociedad" que realizan.
"Y no tiene nada que ver lo que es el trabajo de la Fiscalía de lo que puede ser el cuestionamiento y la crítica, totalmente aceptable, a mi persona como fiscal general o a algún cargo", ha subrayado, incidiendo en dejar eso claro "para que los fiscales se sientan tranquilos y actúen con sosiego para que sepan que esto no va con ellos".
Maza ha considerado que "querer extender a toda la institución y todos los fiscales esta sombra de duda y esta polémica es muy injusto, no conduce a nada y es un problema para una institución básica de nuestro Estado de Derecho".
Cuestionado por si en el seno de la Fiscalía Anticorrupción hay crisis, ha señalado que "dentro de la actividad diaria no", apuntando que "todos los días se están presentando querellas y diligencias" y se sigue "trabajando con la misma intensidad que lo ha hecho siempre".
"Lo que sí puede perturbar su trabajo es toda esta especie de conmoción social que se ha creado, pero pienso que los fiscales Anticorrupción resisten con mucha dignidad a pesar de todos los pesares y sin que esto influya en su trabajo", ha manifestado.
INVESTIGACIÓN
Preguntado por la investigación del caso 'Lezo' y cómo afecta que se haya puesto en entredicho al secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto, así como el fiscal Anticorrupción, ha señalado que "como el asunto --caso 'Lezo'-- está todavía investigándose y en esta condición de secreto, esa es la pregunta nuclear a la que no debo responder porque si no revelaría la investigación".
Ha incidido en que "son temas que están bajo secreto de sumario y no deben ser conocidos por la protección de la propia eficacia de la investigación. No hay ausencia de transparencia, porque cuando se levante el secreto se conocerá todo íntegramente y entonces se sabrá si hay personas implicadas o si no, quiénes son".
"Creo que ya está bien de darle vueltas a las cosas, de que unos digan unas cosas, los otros la contraria, que se hagan interpretaciones porque comprenderán que, sobre todo, lo interesante es poder castigar a las personas que han cometido delito y eso se consigue gracias a la preservación del secreto", ha contestado respecto a la polémica.
Al respecto, ha apuntado que "si esto se habla tanto, se destapa, se crea confusión y se facilita la tarea de los que están defendiéndose o de los que en su día puedan ser investigados en este procedimiento". "Por eso creo que lo mejor es que todos nos callemos, esperemos a que se levante el secreto y entonces podremos todos formarnos el juicio que sea con toda la información", ha abogado.