Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mayoral pide acercar a los presos de ETA y reconocer "todas" las vulneraciones de derechos humanos en Euskadi desde 1978

Cree que el Gobierno debe facilitar que la banda entregue las armas y que "tiene que haber una disolución incondicional" de la organización
El secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, pide en una entrevista con Europa Press que se facilite el proceso de reconciliación de la sociedad vasca. En su opinión, el Gobierno debería acabar con la política de dispersión de los presos de ETA y acercarlos al País Vasco y también cree que se deben reconocer "todas las vulneraciones de derechos humanos" que se hayan producido en esa comunidad autónoma desde 1978.
El dirigente de la formación morada afirma que "lo primero" es "facilitar" que ETA entregue las armas. "Lo segundo", precisa, es que "tiene que haber una disolución incondicional" de la banda terrorista. "En estos momentos, los procesos políticos van por una parte y el desarme y la disolución de ETA van por otro", ha precisado.
En su opinión, no tiene que haber un "condicionamiento" pero sí cree que debe haber un "reconocimiento de todas las vulneraciones de derechos humanos que se han producido en Euskadi desde el año 78" para que, recalca, "se produzcan procesos de reconciliación".
Según Mayoral, la sociedad vasca es "muy madura" y lo está haciendo, pero considera que "el resto" debería ayudar para que esa reconciliación se pueda producir.
LAS PENAS NO DEBEN AFECTAR A LAS FAMILIAS
En este sentido, también se ha mostrado partidario de que deje de existir una "legislación excepcional" penal con los presos de ETA, que es la que supone la dispersión de éstos por toda la península. Según Mayoral debería aplicarse la legislación penal ordinaria que "respete los derechos de todas las personas" para que "las penas de privación de libertad" sólo afecten a "las personas que han sido condenadas" y "no a sus familias". Esto supondría de facto el acercamiento de los presos de ETA al País Vasco.
Según ha indicado, las finalidad de las penas debe ser la reinserción social de los presos, y eso, precisa, "tiene una relación también con la proximidad al entorno social al que pertenecen"
No obstante, ha afirmado que se trata de "un problema general", que no afecta únicamente a los reclusos etarras, y que la política penitenciaria debe estar "orientada a la reinserción de todos los presos".