Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mayor Oreja asegura que existe más una crisis de valores que política donde "no hay liderazgos"

El exministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, ha asegurado está tarde que existe un desapego "absoluto" hacia la político y los políticos, pero "no porque la crisis esté en la política, sino que está en la persona", ya que "solo queremos vivir mejor, ganar más dinero, y produce que en las etapas de crisis no haya liderazgo".
La historia de Europa "nos indica que las crisis no producen liderazgo; las tragedias producen liderazgo, pero hay que evitarlas", por lo que "ahora hay que confiar en lo que cada uno de nosotros seamos capaces de hacer. "No hay liderazgo público, si de valores dentro de nosotros mismo, que es lo que puede cambiar nuestra sociedad, y no otra cosa", ha añadido.
Mayor Oreja ha realizado estas manifestaciones a los medios de comunicación, antes de participar en una conferencia en Logroño, bajo el título de 'Política. ¿Problema o solución?. Análisis sereno sobre la encrucijada actual.', organizada por el grupo de pensamiento 'Bitácora XXI', y que se ha desarrollado en el Centro Fundación Caja Rioja-Bankia Gran Vía.
Para quien fuera también eurodiputado por el Partido Popular "lo que está pasando en el mundo no es una crisis económica, financiera o política, sino que está en el corazón de las personas, y es una crisis de valores, de los cimientos de la civilización".
De hecho, ha asegurado que "no estamos diagnosticando la crisis, por eso no ha terminado". Para Mayor Oreja, la crisis ha provocado un "nuevo escenario político mundial, donde solo hay dos contendientes, sin derechas e izquierdas; ni hay liberales y socialistas; sino que lo que hay es el 'statu quo' de lo que se ha ido forjando y una reacción, un populismo o extremismo, en unos países con la extrema derecha y en otros con la extrema izquierda". Ha insistido en que estamos ante una "crisis cultural, de raíz, de convicción".
El político vasco ha afirmado que "la solución únicamente está en que seamos capaces de entender la importancia de un cambio de actitud personal", ya que "tenemos que ser de otra manera". "El cambio de las personas es lo que puede hacer frente a está crisis", ha señalado para a continuación apuntar que "igual no llegamos a tiempo de evitar un cierto traumatismo en la crisis, pero nos equivocamos si pensamos que haya un liderazgo político, sino que tendrá que ser un cambio de actitud profundo en nuestras conciencias".