Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El recuerdo a las víctimas sigue vivo 40 años después de la 'matanza de Atocha'

Fue la noche del 24 de enero de 1977. Pistoleros de ultraderecha irrumpían a tiros en un despacho de abogados laboristas dejando cinco muertos y cuatro heridos: Enrique Valdevira, Luis Javier Benavides,Francisco Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez . Justo 40 años después sigue vivo el recuerdo de las víctimas y perdura vigente el valor simbólico que la 'Matanza de Atocha' ha cobrado con el paso de la historia. Los jóvenes afines al PCE y Comisiones, pagaron con sangre la furia del sindicato vertical contra los incipientes sindicatos de clase. En la agonía del régimen, un zarpazo más del búnker por mantener sus privilegios. Eran momentos críticos la semana del 24 al 30 de enero del 77, conocida como la semana trágica de Madrid. Los inmovilistas apostaron al 'cuanto peor mejor', y perdieron. El funeral fue un acontecimiento. La izquierda toma literalmente la calle por primera vez desde la muerte de Franco. El PCE, todavía ilegal, exhibía su fuerza. Ni algaradas, ni revanchas. Silencio y cero incidentes. La democracia recibió entonces, dicen, nuevo aliento.