Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De la Mata asume toda la causa contra los Pujol-Ferrusola y cita a Oleguer y a los hijos de De la Rosa por blanqueo

Asegura que la familia ha usado un "patrón de comportamiento" reiterado durante años que apuntan a una "organización"
El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha acordado asumir toda la causa relativa al patrimonio de la familia Pujol-Ferrusola --acepta una parte que había comenzado a investigar su compañero Santiago Pedraz-- y en este marco ha ordenado, entre otras diligencias, la citación de Oleguer Pujol, hijo pequeño del expresidente de la Generalitat, para el 12 de enero.
Un día antes deberán comparecer, también en calidad de investigados, los hijos del exindustrial Javier de la Rosa --Javier y Gabriela--, todos ellos para aclarar el presunto blanqueo de las millonarias comisiones obtenidas en la operación de compra-venta de 1.152 sucursales del Banco Santander en 2007.
En el auto en el que acepta la competencia de los hechos, el titular del Juzgado Central de Instrucción 5 considera que a la vista de las diligencias seguidas en ambos juzgados existe una conexidad entre ambas, tanto en relación con los inculpados como con los hechos punibles, por lo que su acumulación resulta "necesaria".
El pasado 15 de septiembre el titular del Juzgado Central número 1 se inhibió sobre esta parte de la investigación en favor de De la Mata acogiendo así parte de la petición realizada por la Fiscalía Anticorrupción, que pidió que lo relativo a Oleguer se uniera a la investigación ya en curso de De la Mata que éste sigue por presunto blanqueo de capitales contra varios miembros de la familia, entre ellos los patriarcas Jordi Pujol y Marta Ferrusola. El asunto llegó a la Audiencia Nacional a finales de 2015 desde el Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona Beatriz Balfagón.
De la Mata detalla en su auto que no se trata de investigar la operación en sí --las pesquisas sobre la operativa fueron ya archivadas por Pedraz-- sino que los hechos objeto de investigación en esta causa están referidos a la "operativa de ocultamiento y blanqueo de las comisiones que fueron cobradas por personas físicas" con motivo de la operación de compra-venta mediante la utilización de estructuras societarias radicadas en terceros países y la subcontratación en cadena de los servicios solicitados, "consiguiendo así que la Hacienda Pública no fuera conocedora de la percepción de las mismas".
Según señala de la Mata en otro de los autos que ha dictado este martes sobre los Pujol --un total de cinco--, el relativo a la asunción de competencias sobre esta parte de la investigación a los Pujol, la citada conexidad se acreditaría en varios indicios.
Cita entre ellos vínculos existentes entre los miembros de la familia, sus pautas comunes de comportamiento, la coordinación de actividades, la asignación de roles, la distribución o reparto de cantidades multimillonarias entre todos ellos en función de los ingresos que recibían en las cuentas bancarias ocultas que mantenían en jurisdicciones extranjeras y el particular sistema de rendición de cuentas para controlar esos repartos de fondos.
PATRÓN DE COMPORTAMIENTO REITERADO
Todo ello, dice el magistrado, revela existencia de "un patrón de comportamiento reiterado durante años que apuntan elementos básicos de una organización cuyos perfiles definitivos están aún bajo investigación y pendientes de calificar".
El juez de la Audiencia Nacional afirma que los miembros de "la familia Pujol- Ferrusola han venido orquestando durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar distintos negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios establecidos para conseguir el lavado de los activos conseguidos".
El juez concluye que para investigar y enjuiciar acerca de la regularidad de la fortuna amasada a lo largo de los años por la familia Pujol-Ferrusola, así como las estrategias puestas en marcha para blanquear los capitales generados, no puede hacerse de forma autónoma respecto del origen y gestión de los fondos aparecidos en Andorra y respecto de los que "mantiene un supuesto origen hereditario". Para ganar una visión de conjunto que sitúe a cada miembro de la familia en su justa posición, entiende que las causas deben ser unificadas.
Una vez asumida toda la investigación y para impulsarla, De la Mata cita como investigado para el día 12 de enero a Oleguer Pujol por un delito de blanqueo de capitales. Un día antes interrogará, también como investigados, a Javier y Gabriela de la Rosa Misol, así como a José Luis y José María Villalonga, por el mismo delito.
OPERACIÓN SANTANDER
El hijo menor del matrimonio Jordi Pujol y Marta Ferrusola firmó en noviembre de 2007 un contrato de compra de las sucursales del Banco de Santander por un total de 2.012.889.663,99 más 317 millones de euros de IVA actuando en representación de la sociedad limitada Samos Servicios y Gestiones. Hasta en dos ocasiones manifestó razones de "urgencia" para formalizar el acto pese a que el notario advirtió que no había podido acceder al Registro para comprobar cargas sobre las fincas y de la ausencia de exhibición de los títulos por el banco.
La operación se llevó a cabo después de que el Santander pusiera en venta la práctica totalidad de los bienes inmuebles de los que era titular a condición de que se le arrendaran acto seguido, un procedimiento que se denominó "Project Brick".
Dentro del citado proceso, Samos Servicios y Gestiones SLU acordó la adquisición de los inmuebles, que sumaban 437.834,83 metros cuadrados. Al objeto de financiar el pago, Samos obtuvo préstamos de terceros y acordó con el Santander recibir de éste una renta de 101 millones de euros durante el primer año que se ajustaría anualmente.
Para la operación se contó con la participación de distintos expertos y se utilizaron las sociedades Marway BV y ARD Choille BV --que habrían sido utlizadas como sociedades pantallas-- y que estaban controladas por Jacobs Broers y John Willeken MacDonald a través del grupo ITPS. Estas personas habrían cobrado un 2,2 por ciento del volumen total de fondos canalizados a través de esas sociedades, lo que les habría proporcionado un beneficio de al menos 253.000 euros.
Añade el juez que existen indicios de que las personas físicas beneficiarias de los fondos canalizados a través de ARD Choille BV han sido Oleguer Pujol y su exsocio Luis Iglesias Rodríguez Viña, yerno del exministro Eduardo Zaplana, que recibieron 5,089 millones a través de Aegle Internacional procedentes de ARD Choille.
Las personas beneficiarias de los fondos canalizados a través de Marway habrían sido Javier de la Rosa Misol y su hermana Gabriela, a través de Barcem BV; y José María Villalonga Barcella y José María Cabarrocas, a través de Davenport Trading Group Limited.
Por otra parte, el juez menciona a Drago Real Estate Partners, un fondo de inversión cerrado que fue el que impulsó el proyecto de compra de inmuebles junto con Phoenix Life Assurance LTF y otros inversores constituidos alrededor de Sun Capital Partners, y precisa de forma detallada en su auto la participación de todas ellas en la operación junto a la inmobiliaria VICA S.A..
Además de Pujol y los hijos de De la Rosa el juez cita a Villalonga y a Cabarrocas y ordena librar comisión rogatoria internacional a las autoridades judiciales de Países Bajos, a fin de recibir declaración a Broers y MacDonald también en calidad de investigados.
DRAGO CAPITAL
Por otro lado, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, José de la Mata, ha desestimado el recurso presentado por Luis Iglesias Rodriguez Viña, yerno del exministro de Trabajo Eduardo Zaplana, en el que solicita que se le devuelva todo el material incautado en el registro a su domicilio a la sede del grupo Drago en 2014.
Rodríguez Viña alega que dicha información no guarda relación con su fiscalidad y que el no poder contar con el material informático incautado "está provocando grave quebranto a la compañía".