Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se reanuda el rescate de los cadáveres de los montañeros fallecidos en Marruecos

Marruecos ha confirmado que los cuerpos de los dos montañeros españoles fallecidos en la sima del atlas de Marruecos han sido rescatados del fondo del barranco donde se encontraban pero, el mal tiempo, ha impedido su traslado a Uarzazate, la localidad más cercana al lugar del accidente. Este lunes se reanudan las labores de rescate. El Consulado español en Casablanca está tratando de agilizar los trámites para la repatriación de Gustavo Virues y de José Antonio Martínez. El único superviviente, Juan Bolívar, se encuentra hospitalizado y sedado.

Los cadáveres de los montañeros son trasladados al hospital de Uarzazate, donde permanece hospitalizado Juan Bolívar, y desde allí serán repatriados a España.
Según han informado fuentes de la Oficina de Información Diplomática (OID) del Ministerio de Asuntos Exteriores, la repatriación de sus cuerpos depende de un protocolo del Derecho interno marroquí y de las autoridades marroquíes especialmente teniendo en cuenta que el fallecimiento de los espeleólogos ha sido un accidente.
Tanto la Embajada de España en Rabat como el cónsul español en Casablanca, Eduardo de Laiglesia del Rosal, están pendientes del estado de salud de Juan Bolívar, el único superviviente de los tres espeleólogos que ayer fue rescatado con vida. Sus compañeros, que le han acompañado toda la noche en el hospital, aseguran que no tiene fracturas pero permanece sedado dado el trauma que ha pasado al ver morir a sus compañeros.
Las familias, incapaces de comprender por qué Marruecos no ha aceptado la ayuda española y han tardado tanto en rescatarles, ahora han pedido agilizar las labores de repatriación de los cuerpos sin vida de los españoles "cuanto antes" alegando que las familias "están en una situación límite".