Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maroto dice que Cospedal ha demostrado que puede compatibilizar cargos y admite que él tal vez no podría hacerlo

El vicesecretario Sectorial del PP, Javier Maroto, considera que la secretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal, ha demostrado que tiene "capacidad" para compatibilizar este puesto con otras responsabilidades, tal como hizo siendo presidenta de Castilla-La Mancha. A su juicio, está siendo una "extraordinaria ministra de Defensa".
En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Maroto ha opinado que no debe haber una "regla fija" sobre si un ministro puede ser secretario general, sino que "depende de las capacidades" de cada persona.
"Yo a lo mejor no podría hacerlo porque no tengo esa capacidad para hacer tantas cosas a la vez, pero a lo mejor hay personas que sí", ha añadido. Incluso ha dicho que "hay personas que no son capaces de ejercer ni un solo cargo".
El dirigente 'popular' ha dejado claro que la continuidad de Cospedal como número dos del partido es una decisión de su presidente, Mariano Rajoy, que es quien propone a sus colaboradores en función de "la confianza y la capacidad".
Preguntado por las palabras de su compañero de Organización, Fernando Martínez-Maillo, que cree que debería haber personas dedicadas sólo al partido --como es el caso de ellos dos--, Maroto ha opinado que la clave es que haya "equipo", como hay ahora.
De hecho, cree que fue acertado el nombramiento de los vicesecretarios --entre ellos Maillo y él mismo-- como "caras frescas que enriquecen el equipo y todos dedicados fundamentalmente al partido".
Maroto ha dedicado elogios a Cospedal y ha dicho de ella que, en unas pocas semanas está siendo "una extraordinaria ministra de Defensa". Es más, aunque ha reconocido que él hasta ahora no estaba tan pendiente de la política nacional, ha dicho que nunca ha visto a un ministro "preocuparse tanto por cada uno de los grupos de trabajo del Ejército español" y ha destacado que este martes se desplazó a Malí para ver a un contingente de "180 personas".
LA DEDICACIÓN DE COSPEDAL
"No había visto en tan poco tiempo una actividad tan evidente, es una prueba de que se están haciendo las cosas con dedicación y que esto no depende de una norma escrita", ha justificado. Maroto ha recordado además que su dedicación le supone a Cospedal "renuncias personales".
Por otro lado, ha admitido que el PP no ha encontrado aún sustituta para la fundación FAES, después de que su presidente y expresidente de honor del partido, José María Aznar, decidiera desvincularla de la formación política.
También ha dejado claro que no desea que en España surja un nuevo partido de derechas, sino que el PP siga aglutinando a todo el espectro de centro derecha aunque no todos piensen igual en todo.
NO DESEA UN NUEVO PARTIDO DE DERECHAS
Maroto se ha preguntado qué ideario podría tener ese partido y, sobre todo, qué consecuencias tendría, y ha alertado de que, enfrente, la izquierda está "más dividida que nunca".
Por otro lado, ha valorado que "por fin" se dé en España una situación en la que partidos rivales pueden pactar, "un día el PP con el PSOE, otro con Ciudadanos y PNV" y un tercero pactando la oposición, "y no pasa nada".
A su modo de ver, se está dando un "sentimiento de responsabilidad que consiste en que el PP ha entendido que a partir de ahora sólo se va aprobar lo que se consensúe y el PSOE está en el debate de qué tipo de oposición quiere ser", si estar "en la pancarta, en el grito y diciendo que no a todo" como Podemos o "tratar de cambiar las cosas al gobierno y, si lo consiguen, votar a favor".
De hecho, ha pedido al PSOE que sea pragmático y al menos se lea el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 antes de decir que no. En todo caso, ha opinado que "las posiciones de los partidos cambian", tal como Ciudadanos y el propio PSOE han cambiado de opinión desde el pasado verano.
En cuanto a la posibilidad de que los PGE se aprueben con apoyo del PNV, se ha limitado a señalar que será "bienvenido si quiere ser parte de la solución", porque el PP trabajará con todas las formaciones parlamentarias y el PNV "está dentro de las reglas del juego".