Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy, contrario a reformar la Constitución porque se necesita "no estar presionado"

Mariano Rajoy responde a la oposición en la sesión de controlEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha zanjado ninguna posibilidad de abrir una reforma constitucional en lo que queda de legislatura, porque a su juicio no hay argumentos de fondo que la hagan necesaria y porque para seguir este proceso, se requiere "sosiego, tranquilidad y no estar presionado por nadie".

El presidente del Gobierno ha respondido así en el Pleno del Senado al portavoz de la Entesa pel Progrés de Catalunya, José Montilla (PSC), al que le ha dicho que "se ha puesto en tela de juicio la soberanía nacional y la igualdad de los españoles" y en ese contexto, no se debe "abrir el melón".
Montilla le ha reclamado cambios constitucionales porque la Carta Magna puede terminar si no "arrumbada", como otras en la historia de España, ha advertido, y ha apuntado varios asuntos que a su juicio exigen cambios, como la incorporación de España a la UE, la denominación de las comunidades autónomas o las competencias de los gobiernos regionales del Título VIII, "a la vista de la inseguridad jurídica" y de la "conflictividad política".
Rajoy ha admitido que algunos temas pueden ser objeto de "retoques" en la Constitución, pero no de manera urgente porque no causan problemas. Y ha añadido que el debate de la reforma no se ha generado por ellos, sino porque "se ha puesto en cuestión la soberanía nacional y la igualdad de los españoles, cosas que no se deben poner en tela de juicio ni ahora ni nunca".
El presidente ha insistido en que sin un consenso inicial sobre qué se busca con la reforma, es recomendable "no abrir el melón". "Lo mejor es dejar las cosas como están, centrarnos en lo fundamental y tener claro que al socaire de un problema político que plantean unas fuerzas políticas, no es bueno reformar la Constitución, que requiere sosiego, tranquilidad y no estar presionado por nadie", ha dicho.
Nada que ver con 1977
José Montilla le ha reclamado al presidente que inicie el proceso de reforma para buscar el acuerdo con otras fuerzas, que no exija de antemano un consenso que se debe alcanzar precisamente con la negociación. Así ocurrió, ha subrayado el portavoz, en 1977 cuando se redactó la actual Constitución Española.
"Se trata de iniciar un proceso para mejorar, modernizar y adaptar nuestra Constitución para que siga siendo de todos", ha insistido Montilla, para quien el texto de 1978 no se adapta a la sociedad de 40 años después.
Rajoy ha negado la comparación con 1977. "Hoy las cosas son total, absoluta y radicalmente diferentes", ha dicho, porque entonces se salía de un régimen "autoritario" y se buscaba la democracia, y ahora el sistema está asentado.
Ha admitido que caben "algunos retoques", pero sobre asuntos que son a su juicio "muy poco relevantes": la mención de la UE en el texto, la igualdad del hombre o la mujer en la sucesión en la Corona. "Y está bien que se nombre a las Comunidades, pero hombre, todos sabemos cuáles son", ha agregado.
En cuanto a cambiar el reparto competencial, ha pedido a Montilla más precisión: ¿más competencias para todas las autonomías o de forma desigual? ¿Federalismo simétrico o asimétrico?, ha añadido. "Eso tenemos que saber", ha concluido.