Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: "No voy a dimitir porque no me considero culpable"

Mariano Rajoy ha asegurado este jueves durante el pleno del Congreso para tratar el 'caso Bárcenas' que se equivocó y lo lamenta al mantener la confianza en el extesorero del PP Luis Bárcenas, quien se encuentra ingresado en la prisión de Soto del Real. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este jueves que comparece ante el Pleno del Congreso para "frenar la erosión" de la imagen de España que "algunos cultivan" y a "desmentir" las "mentiras" e "insinuaciones maliciosas" que se han vertido en relación con el llamado 'caso Bárcenas'. En el turno de réplica, el presidente del Gobierno ha reiterado que "no voy a dimitir ni a convocar elecciones legislativas".

“Al partido socialista no le interesan mis explicaciones, quieren que venga a la cámara a dimitir”, ha criticado Rajoy durante su turno de réplica, en el que ha utilizado un tono mucho más duro que durante su primera intervención.
El presidente del Gobierno ha utilizado su turno de réplica para insistir en que “no vengo por la amenaza irresponsable de una moción de censura”.
“Después de escuchar algunas intervenciones tengo la sensación de que no se me piden explicaciones, si no que me declare culpable, porque alguien ha decidido que lo soy, no les interesa lo que pueda decir, quieren que venga aquí a dimitir y a convocar elecciones”, ha apuntado el presidente del Gobierno.
Rajoy se ha reafirmado en su inocencia, “señores portavoces de los grupos parlamentarios, no me voy a declarar culpable porque no lo soy, no tengo constancia alguna de que mi partido se haya financiado ilegalmente, el suyo si (le ha dicho al líder del PSOE) y lo han dicho los tribunales”.
"ME EQUIVOQUÉ"
Durante su intervención inicial ha reconocido que se equivocó en mantener a Luis Bárcenas como responsable de las cuentas del partido: "Los hechos se resumen en dos palabras: "Me equivoqué. Lo lamento, pero fue así, Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no lo merecía".
Durante su comparecencia en el Senado --debido a las obras en la Cámara Baja--, el jefe del Ejecutivo ha criticado duramente que algunos grupos de la oposición ya pidan de antemano su dimisión. "No les interesa escuchar nada que no coincida con ese dogma personal que han prefabricado", ha exclamado, para añadir que no reclaman "información" sino una "ratificación sin condiciones de sus propias ideas".
Tras lamentar que se traigan al Parlamento debates "estériles", "infundados" y "plagados de sospechas", ha recriminado al PSOE que anunciara una moción de censura, que produce "un daño incalculable a la imagen de España y a su crédito y a sus posibilidades".
Asimismo, destacó que había creído en su inocencia hasta el momento en el que llegaron datos de sus cuentas millonarias en Suiza, que además de ser un acto de deslealtad con el PP, era un hecho ilegal que no admitía dudas.
Rajoy argumentó que cometió con Bárcenas el error de creer a un falso inocente. "Me engañó, sí. Lo tenía muy fácil. No condeno a nadie de manera prematura. Siempre he actuado así", argumentó.
Asimismo, subrayó que el ex-tesorero ataca al PP como estrategia defensiva, aunque sus acusaciones son falsas. Por ello, reiteró que el PP no ha tenido una doble contabilidad y sólo se han pagado sueldos en blanco. En este sentido indicó que sus declaraciones de la última década están a disposición de todo el mundo.
COLECCIÓN DE FALSESADES
El jefe del Ejecutivo indicó que si todo lo que aparece en los "papeles de Bárcenas" es cómo lo que dice de él mismo, esos documentos son una "ingente colección de falsedades, como demostrará la justicia con el tiempo".
Por ello, pidió que se deje trabajar a la justicia, que es a la que le corresponde establecer la verdad. Por ello, advirtió que el Parlamento es una cámara, no un tribunal y no puede convertirse en una gran comisaría.