Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy ofrece el Partido Popular como la única alternativa viable

"¡Hola, sólo venía a daros las gracias!". Literal. Pedir el voto puerta por puerta. "Claro que quedan cosas por hacer, pero juntos lo vamos a conseguir". Spot publicitario protagonizado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para clausurar una convención tras la que el PP sabe que se la juega. "No nos vamos a permitir ni un sólo minuto de descanso". No faltan las promesas. "El año que viene, 2016, volverán a bajar los impuestos en España". Eso sí, consciente de que hay un tema que lastra y empaña su gestión: la corrupción. "No podemos permitir bajo ningún concepto que estas cuestiones oculten lo más importante que ha ocurrido en España en estos tres años que no es más que el cambio hacia la prosperidad. Ha sido el cambio de un Gobierno socialista a un Gobierno del Partido Popular". Porque, hoy sí, los socialistas han sido foco de críticas. No los únicos. Que España no está para saltos en el vacío. "No podemos jugarnos nuestro futuro y el de nuestros hijos a la ruleta rusa de la frivolidad, la incompetencia o el populismo". Tampoco para fracturas en lo territorial, con las pretendidas elecciones plebiscitarias en Cataluña. "No creo que con esos trucos consigan engañar a los catalanes y tampoco, desde luego, van a conseguir engañar a la Ley". Optimismo a raudales y pilas cargadas para ofrecerse como la única alternativa viable en este año electoral.