Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy se presenta en Rabat como "amigo de Marruecos" y apuesta por reforzar la cooperación económica

Tras el encuentro con el islamista Abdelilá Benkirane, le recibirá el rey Mohamed VI

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha presentado este miércoles en Rabat como un "amigo de Marruecos" que quiere abrir "una nueva etapa" en las relaciones bilaterales entre ambos países que, a su juicio, deben reforzar aún más la cooperación económica. Esta es su primera salida al extranjero, manteniendo así la tradición iniciada con Felipe González de elegir al país vecino como el destino del primer viaje al exterior del inquilino de La Moncloa. Durante su estancia en Rabat, Rajoy se ha reunido con el jefe del Ejecutivo marroquí, el islamista moderado Abdelilá Benkirane y por el rey Mohamed VI.
En una declaración conjunta con su colega marroquí, Abdelilá Benkirane, en la que no se han admitido preguntas, Rajoy ha avanzado su intención de mantener una interlocución "fluida" con el islamista moderado elegido recientemente como primer ministro.
Rajoy ha afirmado que trabajará por un mejor conocimiento mutuo entre ambas sociedades y ha subrayado que las reformas democráticas emprendidas por Mohamed VI han situado al reino alauí "a la vanguardia del mundo árabe" y en un "ejemplo a seguir".
Benkirane ha reconocido que ha encontrado en Rajoy un interlocutor "simpático" y ha agradecido que el presidente del Gobierno haya mantenido la tradición de viajar en primer lugar a Marruecos antes que a cualquier otro país. "Huelga decir que las relaciones entre España y Marruecos están condenadas a ser cada día mejor", ha señalado el primer ministro marroquí.
Pesca y hortalizas
Entre los temas que previsiblemente ha abordado Rajoy con sus interlocutores marroquíes figura la suspensión del acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos y la próxima ratificación por el Parlamento Europeo del nuevo acuerdo agrícola entre la UE y el reino alauí, que rechaza el sector agrario español al verse perjudicado.
La Eurocámara dejó en suspenso en diciembre pasado la prórroga del acuerdo de pesca con Marruecos ante las dudas de que se estuvieran sobreexplotando los recursos y vulnerando los Derechos Humanos de la población saharaui.
España se ha situado al lado de Marruecos al defender, junto con Francia y Portugal, que el nuevo acuerdo de pesca que la UE negocie con el reino alauí no haga una referencia explícita a la "administración 'de facto' del Sáhara Occidental" por parte de Marruecos, como ha propuesto Bruselas y apoyan los países del norte de la UE, sin intereses nacionales en juego en el acuerdo pesquero con Marruecos.
Y es que el veto de la Eurocámara ha afectado a 64 barcos españoles y el Gobierno cifra en unos 15 ó 16 millones de euros las ayudas que necesitará el sector si no se logra un nuevo convenio en el plazo de un año.
Con respecto al nuevo acuerdo agrícola entre la UE y Marruecos, cerrado hace año y medio, el Gobierno español es partidario de su ratificación, aunque insiste en la necesidad de reforzar los controles sobre los productos marroquíes que entren en el espacio comunitario.
Entre los elementos más delicados para el sector español que introduce el nuevo convenio, están las mayores facilidades que concede al tomate marroquí para su entrada en el espacio comunitario.
Es previsible que Rajoy intercambie también puntos de vista con las autoridades marroquíes respecto del estado del contencioso internacional del Sáhara Occidental. El Gobierno confía en que la postura que mantiene en torno a esta cuestión no vaya a generar "problemas" con el país vecino y recuerda que su posición es la de apoyar el proceso de negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario patrocinado por la ONU con vistas a lograr una solución conforme con las resoluciones del Consejo de Seguridad y el Derecho Internacional y a la responsabilidad histórica de España.
Rajoy aprovechará para examinar con su colega marroquí otras cuestiones relevantes de la actualidad internacional, especialmente en el Norte de África y Oriente Próximo. Este intercambio resulta a juicio de Moncloa especialmente oportuno ya que Marruecos ocupa actualmente un puesto como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.
Con respecto a las reformas impulsadas por Mohamed VI en los últimos meses, Rajoy expresará el apoyo de España al "esfuerzo" realizado por las autoridades de este país para "encauzar las aspiraciones democratizadoras" de la sociedad marroquí, ha avanzado el Gobierno en un comunicado.