Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cospedal se despide en el Día de Castilla-La Mancha

Día de premios, de reconocimiento... y con claro tono a despedida el de la presidenta castellanomanchega en funciones, María Dolores de Cospedal. "Sentimiento de emoción, de responsabilidad y, sobre todo, de gratitud". Y, modestia aparte, reivindicando los cuatro años de legislatura. "Dejar las cosas mejor de como se encontraron". Confiando, con cierta resignación, en volver a repetir. "Cada uno somos artífices de nuestro propio porvenir y Castilla-La Mancha es artífice y es protagonista de su propio porvenir". Pero por venir, está, ahora, un Gobierno seguramente encabezado por el actual alcalde socialista de Toledo. "A lo largo ha quedado acreditado que siempre lo mejor para una sociedad es conciliar, lo mejor para un pueblo es ponerse de acuerdo", insinuaba Emiliano García-Page en su discurso. Antes, a pregunta de los periodistas, lo decía directamente. "Podemos tiene muy claro que todo lo que no sea apoyar mi presidencia es apoyar a Cospedal". Podemos, de fiesta alternativa en la calle, tiene la llave y la puerta parece abierta. "El Partido Popular ha perdido su mayoría absoluta y que la secretaria general de ese partido no será presidenta". Aunque pone condiciones. "Quien quiera entenderse con nosotros, Pedro [Sánchez], tiene que dar un giro. No vale decir que el PSOE no va a dar giros. Si el PSOE no gira, con nosotros no hay acuerdo". Ni tampoco si el apoyo no es recíproco, en cualquier comunidad o ayuntamiento, lo que se abordará también en Castilla-La Mancha en las reuniones ya previstas entre ambas fuerzas políticas.