Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marí Mar Blanco advierte que "ETA sigue siendo un presente" y pide "mantener la unidad" para lograr su disolución

Feijóo reivindica a Miguel Ángel Blanco en nombre de quienes "cayeron defendiendo una España, un País Vasco, una Galicia, libres"
La diputada del PP y presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, ha proclamado este lunes que "ETA sigue siendo un presente" y ha apelado a "mantener la unidad" para conseguir "la disolución incondicional" de la banda terrorista.
La hermana de Miguel Ángel Blanco se ha desplazado a la capital gallega para recoger la Medalla de Oro de Galicia concedida por la Xunta, a título póstumo, al concejal de Ermua asesinado por ETA hace 20 años. Aníbal Cavaco Silva, la empresaria Isabel Castelo, y el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría son los otros galardonados.
En su intervención durante el acto solemne de entrega de la máxima condecoración que entrega el Gobierno gallego, la dirigente popular ha destacado que hoy se puede decir "alto y claro" que, gracias a la "unidad del Estado frente al terror" se ha conseguido "derrotar policialmente a ETA".
"Pero hay que seguir recordando y no lo podemos olvidar, que ETA sigue siendo un presente. Por eso, debemos mantener la unidad para conseguir la disolución incondicional de la banda terrorista", ha demandado.
"Y un paso más, la construcción del relato donde la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia sean una realidad frente al olvido, la equidistancia y la ambigüedad que nos quieren imponer los que tanto dolor nos han causado de manera directa a las familias e indirectamente a todos los españoles", ha agregado, a renglón seguido.
"FUE ASESINADO PORQUE ERA LIBRE"
Si María del Mar Blanco ha reivindicado sus orígenes gallegos y ha agradecido esta distinción, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha proclamado, en su discurso posterior a la entrega del galardón, que el concejal de Ermua fue asesinado "porque era libre".
"Su divisa era la libertad y por eso sería señalado por los autores que pretendieron un genocidio de demócratas. Con esa misma libertad que los asesinos no podían soportar, honramos en este día a un ourensano víctima de un crimen que difícilmente admite perdón, pero de imposible olvido", ha proclamado el mandatario gallego.
En su intervención, también ha recordado que, "frente a modernas rebeldías" que "no suponen riesgo o amenaza para sus autores", Miguel Ángel Blanco "y otros tantos como él" se "rebelaron contra el terror, poniendo en riesgo su vida" y llegando a perderla.
"En su nombre, queremos resumir las biografías de todos los que cayeron defendiendo una España, un País Vasco, una Galicia libres", ha esgrimido, antes de dar las gracias a quienes permiten, a través de su memoria, "mantener la dignidad de la democracia y confiar en el poder del Estado de Derecho".