Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Robles acusa al PSOE de "secretismo" en las negociaciones con el Gobierno

Margarita Robles, PSOEReuters

La diputada del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados Margarita Robles ha denunciado que las negociaciones entre Gobierno y PSOE para aprobar el techo de gasto y la subida del salario mínimo se están llevando a cabo "en absoluto secretismo" y dejando "totalmente marginados" a los diputados del grupo parlamentario.

En este sentido, ha advertido de que, a su juicio, el "oscurantismo" con el que desde el PSOE se están tomando las decisiones respecto de estas dos cuestiones "les hace pensar que con el acuerdo de la abstención iba implícita la aprobación del techo de gasto y probablemente los presupuestos".
Robles, que hace estas declaraciones en nombre del sector crítico que votó 'no' a la investidura de Mariano Rajoy rompiendo la disciplina de voto del partido, ha asegurado que en el grupo parlamentario "no tienen constancia" de las reuniones que se están produciendo con el Gobierno para llegar a acuerdos como los alcanzados durante los últimos días. "Nos estamos enterando por la prensa, no sabemos quién está tomando esas decisiones", ha manifestado.
La diputada socialista ha denunciado que, a su juicio, desde el partido "se tiene al grupo socialista totalmente marginado como grupo" y cree que se ha hurtado el debate a los representantes políticos sobre la posición a adoptar hacia el techo de gasto y la subida del salario mínimo, sin que se les haya dado "ninguna explicación" al respecto en las reuniones del grupo mantenidas esta semana.
"Me sorprende el secretismo con el que se están llevando estas cuestiones porque al final quien tiene que votar son los diputados y me sorprende que no se cuenta para nada con ellos. Existe la impresión de que tienen que dedicarse simplemente a aceptar las decisiones que se toman sin saber quién las toma", ha explicado.