Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo se une al desayuno con partidos para informarles de la cumbre europea de Bratislava

Intenta minimizar así la negativa del Gobierno a comparecer en el Parlamento antes de la cita europea, como pedía la oposición
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, se ha unido al desayuno de trabajo convocado por uno de sus secretarios de Estado para informar a los partidos de los temas que se tratarán en la cumbre de líderes europeos de este viernes en Bratislava, a la que acudirá Mariano Rajoy y en la que no participará Reino Unido.
Para minimizar el hecho de que el Gobierno no enviara siquiera al secretario de Estado para la UE, Fernando Eguidazu, al Parlamento para informar con carácter previo de la cumbre --como debe hacerse en circunstancias normales--, Exteriores convocó a los partidos con representación parlamentaria a un encuentro informal con Eguidazu al que finalmente se ha sumado el ministro García-Margallo.
Toda la oposición en bloque pidió formalmente la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante el Pleno para que informara acerca del contenido de la cumbre de Bratislava y de la posición que llevaría España antes de esa cita, pero el Ejecutivo hizo caso omiso.
Aunque en un principio el Gobierno no tenía mayores problemas en que Eguidazu compareciese, debido a que la Comisión Mixta para la UE aún no está constituida, han optado por este formato informal de desayuno de trabajo, lo que no ha terminado de satisfacer a la oposición. Ciudadanos, por ejemplo, abogaba por que Eguidazu compareciese en una sesión excepcional de la Comisión de Asuntos Exteriores, que sí está constituida.
Lo cierto es que el titular del departamento, José Manuel García-Margallo, que pasó más de una década como diputado en el Parlamento Europeo, siempre se ha mostrado dispuesto a comparecer para hablar de sus temas aunque el Gobierno esté en funciones, si bien ha deslizado públicamente que es la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la que decide qué miembros del Gobierno y cuándo deben comparecer.
Y en la actualidad, Gobierno y oposición están enfrentados por el conflicto que se inició en la breve legislatura fallida sobre el control que el Parlamento puede ejercer sobre un Ejecutivo en funciones al que no ha otorgado su confianza. La cuestión está pendiente de que se dirima en el Tribunal Constitucional.
Al desayuno, que ha tenido lugar en el Palacio de Viana, se ha invitado a diputados y senadores que fueron portavoces o miembros de la Comisión Mixta de la Unión Europea en la pasada legislatura.
Según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación en un comunicado, García-Margallo ha explicado que en la cumbre se abordará el futuro de la UE tras el resultado del referéndum del Reino Unido y la necesidad de reflexionar sobre qué enseñanzas se deben sacar del mismo.
NO SE TOMARÁN DECISIONES
También ha señalado que se tratarán cuestiones relacionadas con la crisis migratoria, los retos económicos y el empleo, así como la seguridad y la lucha contra el terrorismo. El jefe de la diplomacia ha explicado que de la cumbre no saldrán conclusiones ni se tomarán decisiones al ser una reunión informal, por lo que sólo se emitirá un comunicado de prensa por parte del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.
Nada se ha hablado, según han confirmado a Europa Press asistentes a la reunión, de la petición que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha anunciado que hará a los socios para que envien equipos a Bulgaria para ayudar a este país en el control de sus fronteras, ante el aumento en la llegada de refugiados e inmigrantes.
Los parlamentarios, según la nota de Exteriores, se han interesado por el papel de España en el futuro de Europa y ante la salida del Reino Unido. García-Margallo ha señalado que España ve fundamental lanzar un mensaje de unidad así como destacar la necesidad de que la UE dé respuestas concretas a las necesidades de sus ciudadanos en campos como la seguridad o la protección del estado del bienestar.
Respecto al Brexit, el ministro ha admitido que se trata de un reto para toda la Unión Europea, pero que también abre nuevas oportunidades.