Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo ve "obligatorio" que PP, PSOE y C's negocien la reforma constitucional al tener "suficientes elementos comunes"

El exministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, cree que el PP, el PSOE y Ciudadanos están "obligados" a negociar una reforma de la Constitución española porque los tres partidos tienen "los suficientes elementos comunes" para poder abordarla y, además, saben cuáles son "las líneas rojas" que no se deben sobrepasar.
Así lo ha señalado durante su intervención en un Foro organizado por Unidad Editorial este martes para debatir sobre la reforma constitucional y la organización territorial.
Para Margallo, ahora existen "las condiciones óptimas" para que "los tres grandes" partidos hablen sobre la reforma de la Carta Magna, a sabiendas de que en el Congreso no existe una mayoría "mecánica".
Pero el exministro sostiene que se trata de una "actualización" del texto constitucional, ya que no se trata de una reforma "radical" como lo que ha fue en 1978. Y los cambios a incorporar en la Constitución, ha afirmado, no deben ser "utópicos".
Tras aludir al desafío secesionista en Cataluña, Margallo se ha mostrado "contrario" al federalismo asimétrico al mismo tiempo que ha reivindicado "solidaridad financiera" entre territorios y su "igualdad".
Sí ha insistido en la necesidad de que en la reforma se aborden aspectos relacionados con "errores de diseño" y otros "sobrevenidos" por las circunstancias, como por ejemplo la integración de España en la Unión Europea.
Pero sí ha pedido que cualquier cambio se aborde desde los procedimientos constitucionales y se haga tras alcanzar el "consenso" logrado en el 1978, al mismo tiempo que ha rechazado de pleno que se lleve a cabo una modificación de la Carta Magna para "dar satisfacción" a los secesionistas".