Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dos yihadistas de Madrid con cargadores de AK-47 declaran mañana en la Audiencia Nacional

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de Madrid, Santiago Pedraz, tomará este viernes declaración a los dos presuntos yihadistas de nacionalidad española detenidos este miércoles en Madrid a los que se les requisó en los registros cargadores y munición para fusiles de asalto AK-47.
Agentes de la Policía Nacional hallaron este material en los registrados practicados durante un operativo en el cual no encontraron ningún arma ni tampoco planes concretos de atentar, según ha explicado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.
La principal línea de investigación se mantiene sobre la acusación de que los dos detenidos, cuyas familias son de Gambia y Marruecos, llevaban a cabo una actividad de proselitismo del terrorismo yihadista, de aquí que se les acuse de un delito de enaltecimiento.
Los especialistas de la Policía Nacional llevaron a cabo cuatro registros en domicilios y uno en un solar en el barrio de Valdebernardo, dentro del distrito madrileño de Vicálvaro, junto a unas pistas deportivas. Hasta allí se desplazó una excavadora municipal para ayudar en las labores de inspección, a la que se sumaron perros policías.
Vecinos del barrio explicaron a Europa Press al término del operativo policial que en el interior de este solar vive una persona, conocido como Alí, que trataba con un grupo de hasta diez jóvenes magrebíes. Estos vecinos comentaron que La Cabaña es un lugar habitual para el menudeo de drogas y que es muy frecuentado por este grupo de jóvenes que, en algunas ocasiones, llegó incluso a exhibir un machete de grandes dimensiones.
Los agentes de la lucha antiterrorista abandonaron sobre las 13.00 horas La Cabaña junto a Alí, que vivía en el interior de una casa de ladrillos sin puertas y repleta de deshechos. El solar, custodiado por la Policía durante todo el día, quedó entreabierto tras el operativo. Dentro hay otra chabola y restos de chatarra desperdigados por la parcela.