Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España y Marruecos se repartirán a los inmigrantes subsaharianos de Isla de Tierra

Principio de acuerdo entre Madrid y Rabat para sacar de la Isla a casi 90 inmigrantes

España y Marruecos se repartirán a los casi 90 inmigrantes subsaharianos que desde el pasado 29 de agosto se han ido instalando en Isla de Tierra, un islote de soberanía española situado junto a Alhucemas, según el principio de acuerdo alcanzado entre ambos países. Este principio incluye el reparto de los inmigrantes entre España y Marruecos aunque sin fijar el porcentaje de ellos que corresponderá a cada país, un aspecto que ha quedado abierto para próximas negociaciones. De esta forma, los inmigrantes tendrán que abandonar el mencionado enclave español.
Según informaron fuentes gubernamentales, este principio de acuerdo también incluye el compromiso del reino alauita de buscar un sistema de seguridad para evitar que nuevos inmigrantes subsaharianos puedan llegar desde su territorio a Isla de Tierra u otros islotes de soberanía española.
Las fuentes citadas expresaron su agradecimiento especial al papel que ha jugado en este asunto el rey de Marruecos, Mohamed VI, quien ha intervenido para encontrar una solución al problema.
Por parte española han participado en las conversaciones para llegar a este principio de acuerdo los ministros del Interior y de Asuntos Exteriores y Cooperación, Jorge Fernández Díaz y José Manuel García-Margallo, quienes han estado en contacto con sus homólogos marroquíes.
También ha participado en los contactos el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, quien ha estado en contacto con el ministro delegado de Asuntos Exteriores, Youssef Amarani. Asimismo, el cónsul español en Tánger, Arturo Reig, también ha cooperado para la resolución del problema.