Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

López Viejo se desvincula de la orden para fraccionar las facturas con empresas de Correa

Dice que por lo que ha "leído" en la causa" cree que la petición fue de la Consejería de Presidencia
El exviceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo ha asegurado este miércoles en el juicio por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) que desconoce el motivo por el que se pidió a las empresas del 'cabecilla' de la red, Francisco Correa, que se fraccionasen las facturas de los actos organizados, entre ellos el acto homenaje por los atentados del 11 de marzo de 2004, el primer evento que organizó la red. Afirma que por lo que ha "leído" del procedimiento la orden partió de la Consejería de Presidencia.
López Viejo, que ha comenzado su declaración destacando que ha contado con la "maravillosa fortuna, suerte y apoyo" del PP para introducirle en las listas al Ayuntamiento de Madrid en 1995, ha subrayado que entre sus cometidos no estaba el de contratación ni el de relación con medios y ha hecho hincapié que él colaboraba en los actos porque se lo pedían.
"Cuando me incorporo a la vicepresidencia las empresas de Correa ya trabajaban para la Comunidad de Madrid", ha apuntado a preguntas de la fiscal Concepción Nicolás.
López Viejo, viceconsejero de Presidencia desde mayo de 2004 con Ignacio González a la cabeza del departamento, ha destacado que él ha participado en muchos actos importantes sin contar con los servicios de las empresas de Correa como la Ciudad de la Justicia de Madrid para la que se destinaron "casi seis millones de euros".
La fiscal le ha mostrado un documento relacionado con el acto homenaje por los atentados del 11M en el que figura López Viejo como cliente de una de las empresas de Correa, que administraba Isabel Jordán. "No he tenido capacidad de contratación de esta acto del 11M, ni en el 99 por ciento de los actos que se me imputan en el escrito de acusación", ha afirmado.
En este sentido, ha dicho que desconoce por qué aparece como solicitante del servicio, pues, según ha apostillado, el colaboró "activamente" en la organización de dicho homenaje y de la manifestación, así como "por desgracia" en otros asuntos relacionados como el reconocimiento de los cadáveres.
La fiscal ha insistido en preguntarle por qué la Comunidad de Madrid ordenó a las empresas de Correa trocear en 14 facturas el importe de este acto. "Lo desconozco", ha enfatizado.
De hecho, se ha remitido a lo que "obra en la causa" para decir que cree que la orden fue dada por la Consejería de Presidencia y se ha desvinculado del fraccionamiento alegando que ya no ocupaba la viceconsejería cuando la Comunidad de Madrid indica el fraccionamiento.
"NO ME VA A PILLAR NI UNA", RESPONDE CHULO A LA FISCAL
En un momento en el que la fiscal le ha inquirido por su "participación", el exmandatario 'popular' madrileño le ha corregido apuntando que había "colaborado". "Si me permite la broma (...) He sido consejero de deportes y he sido buen nadador, en esta no me va a pillar ni una. Estoy siendo bastante leal y directo en la contestaciones", ha añadido.
Por otro lado, López Viejo ha explicado que colaboró "activamente" en la campaña electoral de 2003 en la que Esperanza Aguirre se presentaba como candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Ha apuntado que esta labor se inició en septiembre de 2002.
No obstante, la fiscal Nicolás le ha preguntado si alguna vez ha tenido alguna competencia de relación con medios de comunicación y mejora de la imagen de la presidenta Esperanza Aguirre, a lo que ha dicho que él "en ningún caso" ostentó ninguna responsabilidad en esta materia.
Sin embargo, después ha explicado que por petición de un superior, que le traslada que existía una preocupación por la imagen de Aguirre --debido a que el inicio de la legislatura era "muy complicado y muy complejo" por el conocido 'Tamayazo' o los atentados del 11M, ha precisado--, pensó en la manera en la que todos los departamentos de la administración regional podían colaborar para hacer que "esa comunicación llegase mejor".
ESPECIAL ATENCIÓN A LA IMAGEN DE AGUIRRE
Por tanto, se formó un equipo encargado de supervisar los aspectos técnicos en los actos de la presidenta, según ha dicho, porque "la imagen de la presidenta tenía que ser mejorada". De hecho, ha presumido de ser él el que ideó e introdujo por primera vez en España --copiado de un candidato norteamericano, ha reconocido-- el poner un atril con un mensaje político delante de Aguirre.
López Viejo ha asegurado que su relación con las empresas del señor Correa ha sido "mínima" y que solamente coincidía con los trabajadores de estas sociedades los días que se celebraban los actos. Es más, ha dicho que el también acusado Pedro Rodríguez Pendás, su exasesor, era el que contactaba con ellos e informaba de la agenda de Aguirre a las empresas de la trama contratadas.