Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

López Viejo dice que el 80% de actos de la Comunidad de Madrid no los organizó Correa

Destaca que el nivel de exigencia de Aguirre en la organización de eventos era "altísimo"
El exviceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo ha dicho este jueves ante el tribunal de la Audiencia Nacional encargado de juzgarle junto a otras 36 personas por los primeros años de la trama Gürtel (1999-2005) que el 80 por ciento de los actos de la Comunidad de Madrid celebrados en 2006 no fueron contratados a empresas propiedad del presunto 'cabecilla' de la red corrupta, Francisco Correa.
A preguntas del abogado de su exasesor Pedro Rodríguez Pendás --al que ha exculpado de cualquier responsabilidad porque era una "mera correa de transmisión de mensajes"--, Marcos Molinero, ha querido hacer una "pequeña aclaración": "No hay ninguna trama", ha dicho.
Según ha apuntado, el escrito de acusación de la Fiscalía apunta que las empresas de Correa "ostentaba un monopolio de la organización de eventos del PP de Madrid". Según ha afirmado de los más de seis millones de euros utilizados presuntamente irregularmente que se "está analizando en este procedimiento", sólo se destinó un "0,006 por ciento del presupuesto de la Comunidad de Madrid" a pagar los servicios de las empresas vinculadas con la Gürtel.
Asimismo, ha detallado que en el año 2006 -uno de los analizados por la Fiscalía por el alto nivel de facturaciones a la red de Francisco Correa- sólo el 20 por ciento de los actos fueron organizados por sus sociedades. "De los 496, 497 actos que protagonizó la presidenta (Esperanza) Aguirre en 2006, el 15 por ciento los organizó el señor Correa", ha añadido.
En este sentido, ha apuntado que el 80 por ciento de los eventos restantes fueron contratados con otras empresas distintas a las relacionadas con la trama Gürtel, con las que se ha desarrollado el "mismo procedimiento" que con las de Correa y con las que se ha trabajado "codo con codo".
López Viejo, para quien el Ministerio Público solicita 46 años de prisión, ha precisado que lo "justo, lícito y equilibrado" sería analizar también los años 2005, 2004 y 2007 porque entonces este porcentaje de actos organizados por el 'cabecilla' de la red se "desplomaría" hasta el cinco por ciento.
LOS ATRILES "HAN VIAJADO EN EL TIEMPO"
López Viejo ha aprovechado para subrayar que todos los aspectos técnicos de los actos que protagonizó la entonces presidenta regional Esperanza Aguirre estaban rigurosamente controlados porque el "nivel de exigencia" era "altísimo y tenía que estar todo perfecto".
Al volver a ser preguntado por los atriles que fueron encargados para la Comunidad de Madrid --esta vez por el abogado de la empresa CMR, el magistrado emérito del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín-- ha subrayado que esos atriles "han viajado en el tiempo" ya que, tal y como ha mostrado a través de fotografías", han sido utilizados tanto en la toma de posesión de Aguirre como en la de sus sucesores, Ignacio González y Cristina Cifuentes".
De hecho, ha destacado que es el mobiliario "más económico que se ha comprado nunca" por todas las "horas de uso" y la "multitud" de eventos en el que ha sido utilizado debido a su "buena concepción y elaboración".
Por otro lado, ha pedido disculpas al denunciante de la trama y exconcejal de Majadahonda (Madrid), José Luis Peñas, por haber dicho en la sesión de este miércoles que las grabaciones que realizó y destaparon la trama fueron "manipuladas".
"Hubo una previa edición del señor Peñas y no sabemos si fue convenientemente editado (...) Me lleva a la preocupación", ha agregado a preguntas del letrado del denunciante, Ángel Galindo.
No obstante, ha recordado que fue la primera persona que se le acercó al inicio de este juicio para darle un abrazarlo y transmitirle que no le "guardaba ningún rencor". Ha continuado diciendo que se acordaba de la relación "muy correcta" que habían tenido ambos como compañeros de partido y ha asegurado que pretende quedarse con "lo mejor de cada una de las personas".