Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegan a Irak 40 nuevos instructores españoles para seguir formando al Ejército contra el Estado Islámico

Los primeros 40 nuevos instructores españoles que integrarán el contingente español en Irak para entrenar al Ejército local contra el grupo terrorista Estado Islámico y ayudar a la estabilización del país ya han llegado a la base 'Gran Capitán' de la localidad de Besmayah.
Estos militares forman parte del grupo de 150 nuevos efectivos aprobado recientemente por el Congreso, de los cuales 125 son militares y los otros 25 son guardias civiles que se unirán a los más de 300 que están desplegados desde hace dos años, según ha informado a Europa Press el Estado Mayor de la Defensa.
Esta medida se debe al creciente aumento de los alumnos que llegan a la base de Besmayah para su instrucción, ya que, aparte de los militares iraquíes, en los últimos meses el Gobierno del país árabe ha pedido que la coalición internacional contra el Estado Islámico también entrene a sus policías.
Una decena de los nuevos incorporados, procedentes del Regimiento de Caballería Acorazado 'Alcántara' nº 10, constituyen un equipo de instructores que se integrará en la unidad española que adiestra a los policías y militares iraquíes.
El resto pertenece al tabor 'Alhucemas' del Grupo de Regulares de Melilla y completará la unidad de protección que proporciona seguridad tanto al campamento español como a todas las actividades que se desarrollan en el complejo de adiestramiento de Besmayah, donde también están desplegados militares portugueses, británicos y norteamericanos.
600 POLICÍAS DE FRONTERAS Y 1.000 AGENTES LOCALES
La fuerza de entrenamiento que lidera España en Besmayah se encarga de la formación de 600 policías de fronteras del área suroccidental del país y de 1.000 policías locales de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul, y que acaban de ser reclutados para restablecer el orden conforme el Ejército de Irak va recuperando territorio en esta zona.
Las brigadas que han entrenado las fuerzas españolas, junto a las de otros países, están teniendo un papel muy activo en la reconquista del territorio que el Estado Islámico había tomado entre 2013 y 2014. Importantes ciudades como Ramadi ya han sido recuperadas y se encuentran en plena estabilización, mientras que en la batalla por Mosul, que ya ha cumplido más de tres meses, el Ejército iraquí va ganando terreno.