Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leiceaga pide el voto por última vez en Santiago: "Tenemos que ejercer el voto y convencer a los indecisos"

El candidato del PSdeG a la Presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha pedido el voto por última vez con el convencimiento de que cada papeleta es "decisiva" para dilucidar si San Caetano sigue "lleno de gaviotas" o impera "el color rojo".
"Tenemos que ejercer el voto y convencer a los indecisos", ha apelado, antes de garantizar que, con él al frente, el Gobierno gallego "encarnará los valores socialistas" de "igualdad y libertad".
Lo ha dicho en el cierre de campaña en Santiago ante cientos de personas en el paseo central de la Alameda, en un acto de carácter festivo en el que incluso se repartió chocolate entre los asistentes, y al que asistieron cargos públicos del PSOE en las cuatro provincias: alcaldes, parlamentarios, diputados, senadores y el eurodiputado José Blanco.
Al filo de la medianoche, cuando concluye oficialmente el período habilitado para pedir el voto, Leiceaga --arropado por su secretario general, Pedro Sánchez-- ha animado a votar para impedir que haya "cuatro años más haciendo que Galicia vaya a menos".
En el acto más multitudinario de la campaña, en la que es su ciudad de adopción, el dirigente socialista ha agradecido "la entrega y el compromiso" de sus compañeros en una campaña de "enorme mérito", en la que ha desafiado al "poderoso" tanto "en lo económico como en lo mediático" Partido Popular.
Recibido a gritos de '¡presidente, presidente!' tras la actuación del grupo folk 'Birimbao', Leiceaga ha puesto el broche final a la campaña recordando que su objetivo es construir "la Galicia del futuro" y pidiendo apoyo en este camino.
PRÓXIMOS PRESIDENTES
Y si el secretario xeral de Xuventudes Socialistas, Aitor Bouza, 'anunció' que Leiceaga se convertirá el domingo en el próximo presidente de la Xunta y animó a "celebrar el cambio"; Joaquim Bouza, del Partido Socialista Portugués, trasladó los ánimos del país vecino tanto a Leiceaga como a Pedro Sánchez para que puedan liderar Galicia y España.
También tomaron la palabra los cabezas de lista al Parlamento por las cuatro provincias. Comenzó Begoña Rodríguez Rumbo, que sigue a Leiceaga en la candidatura coruñesa, para apelar a los indecisos a "cambiar el futuro del país"; mientras el vigués Abel Losada cargó con dureza contra "el Robin Hood al revés" que es Feijóo y contra la "corrupción" del PP.
Por su parte, el lucense Luis Álvarez puso el acento en los "delitos electorales" del PP en esta campaña antes de puntuar con "cero, cero, cero" la gestión de Feijóo; y la ourensana Noela Blanco no se olvidó de quienes "lucharon por la libertad y la igualdad" y pidió que el "camino de la esperanza" que fue esta campaña concluya con un socialista en la Xunta.
MÁS DE 100 AÑOS... "¡Y LOS QUE QUEDAN!"
El último en intervenir antes de Leiceaga fue Pedro Sánchez, quien reivindicó que el PSOE "no es un conglomerado de siglas" que cambia de ideología según el día, a diferencia de otras formaciones de izquierda.
"Lo que nos une es una idea de libertad, justicia social y fraternidad", enfatizó, antes de proclamar: "Tenemos 137 años de historia... ¡y los que quedan!", lo que le valió numerosos aplausos y vítores de los presentes.
También aprovechó para desmentir la imagen de "buen gestor" de Feijóo y apeló a ir a votar el domingo "con la cabeza y el corazón" para "recuperar los derechos perdidos".
Por último, Sánchez no desperdició la ocasión de volver a justificar ante militantes y simpatizantes su posición contraria a la investidura de Rajoy y de apelar a C's y Podemos para construir "un gobierno reformista".