Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lambán invita a hacer de 2017 el año de "los grandes pactos políticos"

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha invitado, en su discurso de fin de año este sábado, 31 de diciembre, a hacer de 2017 el año de "los grandes pactos políticos".
Para este discurso, Lambán ha elegido como escenario el Instituto Tecnológico de Aragón (ITA), toda una declaración de intenciones del Ejecutivo que celebra la reciente consecución de un gran pacto por la ciencia. "El conocimiento se está convirtiendo en el principal impulsor del crecimiento económico".
Este hito, único en España por haber sido firmado con la comunidad científica, representantes empresariales y todas las fuerzas políticas, es precisamente el punto de partida para que 2017 se convierta, según Javier Lambán, "en el año de los grandes pactos políticos".
A juicio del presidente aragonés, competir con empleo de calidad requiere invertir en investigación, que es, junto con la educación, "la apuesta más segura para ganar el futuro". Ese ha sido motivo "más que suficiente" para recuperar la sintonía con la Universidad, la creadora por excelencia del conocimiento e impulsar centros como el ITA, "donde se construye el Aragón del futuro".
El camino hacia un Aragón más innovador también pasa por seguir la senda en campos como la logística, las energías renovables y el turismo, y avanzar en otros sectores estratégicos como la agroalimentación y la cultura, sobre los que se va a invertir más en investigación aplicada y en la mejora de las comunicaciones ferroviarias como el Canfranc.
COMBATIR LA DESIGUALDAD
Javier Lambán también ha puesto el acento en su mensaje de fin de año en la necesidad de combatir la desigualdad, proponiendo ser en la región líderes en solidaridad, argumentando que "más importante aún que crear riqueza es repartirla con justicia y sin que nadie quede excluido de los beneficios del progreso".
Ha recordado que, gracias a los presupuestos de este año, acordados por toda la izquierda parlamentaria, Aragón ha sido la comunidad autónoma que más ha aumentado la inversión en los servicios públicos fundamentales, como la sanidad universal y unos servicios sociales que permiten que haya mil familias más recibiendo el Ingreso Aragonés de Inserción, que se recuperen diariamente 6,5 dependientes o que ha evitado que 7.300 familias se quedaran sin luz.
Igualmente, se han producido avances en materia de educación con la incorporación de 850 profesores más, la concesión de becas de comedor a 11.400 alumnos (un 33 por ciento más que el año anterior) y la construcción de nuevas escuelas, al tiempo que se ha evitado el cierre de una veintena en otros tantos pueblos.
El presidente de Aragón, pese a mostrarse orgulloso del trabajo realizado y de algunos datos económicos favorables, como el crecimiento de la economía aragonesa y de la bajada del paro, no ha querido lanzar las campanas al vuelo, cuando aún hay más de 80.000 aragoneses parados "y muchos de los que trabajan lo hacen en empleos precarios, temporales y mal pagados".
"La crisis se ha cebado especialmente con los jóvenes, con las mujeres y con los más mayores", ha recordado Lambán, al igual que numerosas familias aragonesas siguen teniendo dificultades para llegar a fin de mes.
En este punto, ha lanzado una pregunta: "¿Ha ayudado la política a estas personas todo lo que debía?". A su juicio, se han gastado "demasiadas energías en la larga y absurda campaña electoral en la que hemos estado inmersos durante más de un año".
Por ello, ha opinado que ha llegado la hora de luchar "todos juntos" por el bienestar común, abandonando la lucha por el poder político "porque los ciudadanos --aquejados de angustia, de frustración, de penurias o de todo a la vez-- no van a perdonarnos que sigamos distrayéndonos de esa obligación primordial".
UN ARAGÓN MÁS IGUALITARIO
Javier Lambán ha invitado a las fuerzas políticas y a la sociedad entera a seguir construyendo un Aragón más igualitario, más innovador e más influyente, convirtiendo 2017 en el año de los grandes pactos, el de la reforma de la administración local acordada con los ayuntamientos, para simplificarla y hacerla más eficiente, y el Pacto por la Educación, capaz de fijar un modelo que quede a salvo de vaivenes políticos y presupuestarios.
También propone seguir trabajando en la mesa del diálogo social con empresarios y sindicatos, una mesa que ha producido acuerdos tan importantes como un Plan para la Mejora del Empleo dotado con 318 millones de euros.
Para avanzar hacia un Aragón más igualitario, Javier Lambán recuerda que 2017 será el año de la aplicación de dos leyes fundamentales: la renta social básica y la emergencia social, el impulso de 15 nuevos centros educativos o de la puesta en marcha de nuevos títulos de FP adaptados a las necesidades de las empresas, el inicio de las obras del Hospital de Alcañiz y de la inversión en nueva tecnología sanitaria.
No se ha olvidado del combate contra la lacra de la violencia machista ni de la próxima aprobación de la Ley para la Igualdad de hombres y mujeres.
También se propone avanzar en equiparar en oportunidades y en calidad de vida a los aragoneses del medio rural con los de la ciudad, a través de la extensión de la banda ancha a todos los rincones, la modernización de explotaciones agrarias o la incorporación de jóvenes agricultores, y la lucha contra la despoblación, asunto que llevará la próxima Conferencia de Presidentes.
ESTATUTO DE AUTONOMÍA
En 2017 se celebra el décimo aniversario de la reforma del Estatuto de Autonomía, efeméride que el presidente de Aragón quiere aprovechar para exigir su pleno desarrollo y aragonesizar la política española desde una Comunidad "que quiere ser factor de cohesión nacional y estampar su sello en la economía y en la cultura del país".
El final de su discurso anima a los aragoneses, una vez más, a creerse mejores de lo que se creen porque solo así serán reconocidos por los demás.