Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

JxSí activa a sus diputados en agosto ante cualquier eventualidad sobre el referéndum

JxSí ha pedido a sus diputados que estén localizables en agosto y puedan acudir y participar en cualquier movilización o eventualidad que surja a raíz de la voluntad del Govern de celebrar un referéndum de autodeterminación.
Así lo han explicado fuentes del grupo parlamentario a Europa Press tras la enmienda que JxSí presentó a la reforma del reglamento del Parlament, que pide que la Cámara abra sus puertas desde la segunda quincena del mes de agosto, con lo que podría avanzar trámites parlamentarios si fuera necesario.
El presidente de JxSí, Jordi Turull, trasladó a los diputados en la reunión de dirección que este verano, sobre todo el mes de agosto, no hagan "el viaje de su vida", porque se puede necesitar su presencia ante posibles acciones que lleven a cabo desde el Parlament o reacciones por parte del Estado, entre otras cuestiones.
Dichas fuentes advierten de que desconocen los planes del Estado y hasta qué punto están dispuestos a actuar para impedir el referéndum, por lo que ven necesario que estén los diputados localizables para poder actuar con rapidez.
Esta situación afecta a los grupos y también al Govern, que está a la espera de cómo evolucionen los acontecimientos para tomar decisiones al respecto en éste y otros ámbitos.
DEBATE INTERNO
A la espera de ver el desarrollo de los acontecimientos, JxSí y CUP siguen debatiendo si separar la ley con la que se convocará el referéndum de la ley de transitoriedad jurídica, la que debe definir la transición de la autonomía en un Estado independiente si gana el 'sí'.
Otras fuentes han explicado que, aunque en un principio se preveía incluir ambas cuestiones en una norma, los partidos independentistas estudian las diferentes opciones porque gana enteros los que apuestan por aprobar primero una ley que inste al Govern a convocar el referéndum, y una vez se celebre y si gana el 'sí', se apruebe la ley de transitoriedad.
Dado que el inicio del periodo de sesiones se situaría a partir del 15 de agosto, se podría celebrar un pleno para aprobar la ley del referéndum, que los independentistas dan por hecho que el Gobierno central recurrirá.
Los defensores de esta opción, una gran parte del PDeCAT y la CUP, alegan que aprobar una ley de transitoriedad que ampara el referéndum significaría avanzar hacia un Estado catalán sin conocer si la mayoría de catalanes quieren una Catalunya independiente.
Sin embargo, desde ERC consideran que, antes del referéndum, debe romperse parcialmente con el Estado y dar al Govern los instrumentos necesarios para llevarlo a cabo.
Así, defienden que se apruebe una ley de transitoriedad que establezca en primer lugar la parte necesaria para poder convocar el referéndum, y luego el resto si la mayoría de catalanes quieren la independencia.