Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juzgan mañana a siete personas relacionadas con la red de tráfico de dopantes del médico deportivo detenido en Colombia

El Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional comienza a juzgar este lunes a siete personas acusado por un delito contra la salud pública y de pertenencia a grupo criminal, que están relacionadas con la red de tráfico de sustancias dopantes a deportistas, liderada por el médico deportivo Alberto Beltrán, detenido el pasado 9 de junio en Colombia.
Los acusados que se sentarán en el banquillo de los acusados son los hermanos Abdallah y El Mostapha Younes, Fernando Asensio, David Martín Real, Pedro Antonio López, Carlos Andrés Ibáñez y Francisco Fenoy. La Fiscalía solicita para todos ellos tres años de prisión y 6.570 euros de multa.
En concreto, pide para cada uno de los acusados un año de cárcel por pertenencia a grupo criminal y otros dos años, más una multa de 18 euros al día durante doce meses, por el delito contra la salud pública.
Beltrán ejerció como médico deportivo del equipo Xacobeo Galicia, conjunto que le cesó de sus funciones tras registrar varios positivos entre los jugadores.
Posteriormente empezó a ejercer su actividad en el sultanato de Bahréin y en Colombia. En sus viajes entre ambos países hacía escala en Madrid y en un hotel de Torrejón de Ardoz (Madrid) supuestamente facilitaba sustancias dopantes como EPO, EPO-Cera, Saizem (hormona de crecimiento) y TB-500 a personas que las distribuían entre deportistas de España.
VARIOS REGISTROS
Según indica el escrito acusación de la fiscalía, los hermanos Younes ayudaban a Beltrán en este comercio ilícito. De hecho, El Mostapha utilizaba como proveedores de las sustancias dopantes a Asensio, titular de una tienda de productos deportivos, a Martín Real y a Neftalí Malagón Prieto (fallecido), que era de quien obtenía la sustancia EPO.
En septiembre de 2012, la Policía intervino a los hermanos, al salir de la tienda de Asensio, cuatro jeringuillas precargadas de EPO-cera. En ese mismo mes, a El Mostapha se le requiso otras tres jeringuillas con la misma sustancia.
La tienda de Asensio fue registrada por los agentes de la Policía donde se hallaron cajas de productos dopantes y recuperadores. En cuanto a López, fue sorprendido cuando se disponía a entregar al dueño de la tienda cuatro jeringuillas con Saizem.
Por último Ibáñez es acusado de administrar estas sustancias dopantes y planificar el dopaje a alumnos de la academia de formación de bomberos en la que trabajaba. De esta academia era alumno Fenoy, quien se encargaba de distribuir las sustancias entre el resto de opositores.
UN CICLISTA DENUNCIÓ EN 2014
En febrero de 2014, el ciclista David García Dapena denunció y facilitó datos a la policía sobre esta red de tráfico de dopaje a deportistas de élite y a gimnasios pertenecientes a escuelas dedicadas a la preparación de pruebas físicas de nivel como las oposiciones a bomberos o similares.
Beltrán es el primer médico deportivo detenido en Colombia por asuntos de dopaje. El Gobierno acordó el pasado 1 de julio solicitar a Colombia la extradición del médico deportivo, ciudadano con nacionalidad española y colombiana.
La Audiencia Nacional está a la espera de que concluya el proceso de extradición para poder juzgarle en España, pues se le considera líder de una red de tráfico de sustancias dopantes a deportistas.