Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Juzgado declara el sobreseimiento provisional de la causa abierta contra el alcalde de Caldas de Reis (Pontevedra)

El juzgado que instruye el caso del alcalde de Caldas de Reis (Pontevedra), José Manuel Rey, ha decretado el sobreseimiento provisional de la causa abierta contra el regidor al no haber quedado "acreditada la intención y conocimiento de la comisión del delito".
Así lo han trasladado fuentes del TSXG un mes después de que la Audiencia Provincial de Pontevedra declarara nulo el auto de apertura de juicio oral contra Rey por un supuesto delito de malversación de fondos públicos.
En declaraciones a Europa Press, José Manuel Rey ha mostrado su satisfacción por la decisión del sobreseimiento provisional, aunque ha se mostrado cauto dado que "hay posibilidad de que el fiscal recurra" la decisión del Juzgado y se produzca la reapertura del caso.
También ha avanzado que este viernes comparecerá ante los medios en su municipio --este jueves se encontraba en Santiago de Compostela-- para ofrecer declaraciones sobre este asunto una vez que disponga del auto.
Tras la decisión tomada por el Juzgado que instruye la causa, el Fiscal podría presentar un recurso y, dado el carácter provisional del sobreseimiento, el caso podría reabrirse si aparecen nuevos indicios.
CRONOLOGÍA DEL CASO
El caso se remonta al año 2002, cuando una sentencia --confirmada años más tarde por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia-- obligó la demolición de un inmueble a raíz de la denuncia de un vecino.
Juan Manuel Rey heredó la citada orden en 2006, tras sustituir en el cargo de regidor al también socialista José María Tobío, e incumplió ese mandato judicial. Por ese motivo, el juzgado de lo contencioso-administrativo le impuso en 2010 una multa coercitiva de 600 euros.
En este caso se dilucida si el regidor ordenó a su teniente de alcalde firmar el pago de la multa con cargos a los fondos públicos --que posteriormente restituyó-- mientras él se encontraba de vacaciones.
Durante la investigación sobre un supuesto delito de malversación de fondos públicos, Juan Manuel Rey siempre aseguró que él no fue responsable del pago de esa multa, que ni siquiera estaba en España cuando se efectuó y que no dio orden alguna en ese sentido.