Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

JxSí y CUP registran una propuesta para "iniciar el proceso" hacia la república catalana

JxSí y la CUP han registrado en el Parlamento de Cataluña una propuesta de resolución conjunta para que el pleno de la cámara apruebe el "inicio del proceso" independentista hacia una república.

El texto, recogido por Europa Press, lo han registrado Jordi Turull (CDC) y Marta Rovira (ERC), por parte de JxSí, y Antonio Baños y Anna Gabriel por parte de la CUP.
Ambos grupos quieren votar en el primer pleno de la XI Legislatura a favor de "declarar solemnemente el inicio del proceso de creación del Estado catalán independiente en forma de república".
La declaración, de nueve puntos, también proclama la apertura de un proceso constituyente ciudadano "para preparar las bases de la futura Constitución catalana", e insta al futuro Govern a adoptar las medidas necesarias para lograrlo.
Además, estima un periodo de 30 días para tramitar tres leyes esenciales para un nuevo Estado: la del proceso constituyente, la de seguridad social y la de hacienda pública.
Ambos grupos dejan claro en el texto que el Parlament "no se supeditará a las decisiones de las instituciones del Estado, particularmente del Tribunal Constitucional", al que consideran deslegitimado y sin competencias tras la sentencia del Estatut de 2010.
De hecho, instan al futuro Govern a cumplir "exclusivamente" las normas y mandatos emanados del Parlament --para blindar los derechos fundamentales que puedan estar afectados por decisones de las instituciones del Estado español, se dice textualmente--, y recuerdan que la cámara catalana cuenta con una mayoría absoluta de escaños independentistas surgidos de las elecciones del 27 de septiembre.
También abogan por adoptar las medidas necesarias para abrir un proceso de desconexión "democrático, masivo, sostenido y pacífico con el Estado español", así como por un proceso de participación activo e integrador que empodere a los ciudadanos.
El texto concluye con la voluntad de iniciar negociaciones con el resto de grupos y trasladando sus intenciones "al Estado español, la Unión Europea y el conjunto de la comunidad internacional".