Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Junqueras confía en aprobar unos Presupuestos de 2017 similares o "un poco" mejores que el proyecto de 2016

Afirma que "hay sintonía con la CUP, pero también la había la primavera pasada"
El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía, Oriol Junqueras, confía en poder aprobar los Presupuestos 2017 con una propuesta similar a la de 2016, que no llegó ni a debatirse en el Parlament por la falta de apoyos, lo que espera que "no se vuelva a repetir" porque considera que perjudica a los ciudadanos.
En una entrevista de Europa Press, ha explicado que "serán unos presupuestos que no pueden ser muy diferentes de los anteriores en sus volúmenes globales" por el sistema de ingresos y la obligación de seguir reduciendo el déficit, y ha lamentado que el Gobierno central en funciones todavía no haya decidido y comunicado a las autonomías los datos de previsión de ingresos, techo de gasto, liquidación del año 2015 y reparto del déficit --tras la flexibilización autorizada por Bruselas-- para el próximo año.
"Es evidente que querríamos que los Presupuestos fuesen un poco superiores, a lo mejor conseguiremos que sean un poco superiores, todo eso se deberá confirmar en las próximas semanas, no muchas", ha explicado Junqueras, que también ha indicado que hay limitaciones que el año pasado no existían.
"Ya advertimos de que es posible que la propuesta de 2017 no sea tan buena como la de 2016 porque se daban unas circunstancias especialmente favorables, como la liquidación de la financiación de 2014, que aquel año había sido calculada especialmente a la baja, y aunque haya una ampliación del techo de déficit para 2017, es significativamente más bajo que el de 2016", ha sostenido.
El proyecto de Presupuestos 2016 preveía un aumento de gasto de 1.113,4 millones de euros, de los que 874,3 (el 78,5%) se hubiesen destinado a fines sociales, y el conseller ha insistido en que las nuevas cuentas deben apoyar el mantenimiento del crecimiento económico porque "es la vía que permite financiar todas las políticas sociales futuras".
NEGOCIACIÓN
El conseller ha expuesto que el proyecto de Presupuestos se elaborará a partir de las conversaciones que el Govern tenga "con todo el que las quiera tener", desde grupos parlamentarios a agentes sociales, manteniendo el objetivo de presentar las cuentas al Parlament en octubre.
Sobre la CUP, con quien ya mantiene conversaciones, ha indicado: "Hay sintonía, pero también la había la primavera pasada --y los Presupuestos no salieron adelante por su rechazo--, veremos exactamente cómo se concreta".
"Intentaremos elaborar la mejor propuesta posible. Estamos convencidos de que puede tener una mayoría parlamentaria que la sustente y en ese sentido trabajaremos", ha aseverado, defendiendo que los Presupuestos son la herramienta para resolver de manera más adecuada las necesidades de los ciudadanos de Catalunya.
FISCALIDAD
Pese a no desvelar todavía ningún detalle de la propuesta presupuestaria del Govern a la espera de dialogar con agentes políticos y sociales, el también líder de ERC ha recordado su posicionamiento respecto a la fiscalidad: "He sido el primero en decir en muchas ocasiones que hacía falta rebajar la presión fiscal a las rentas más bajas y hacer lo posible para que sea así; lo hemos dicho siempre, hace años que lo repetimos y en muchos casos absolutamente en solitario".
"Afortunadamente ahora parece que hay un poco más de consenso, celebramos que haya más sensibilidad en este camino, y ya veremos cómo se puede concretar, si es que se puede concretar", ha apostillado.
Ha afirmado que el Govern actuará con responsabilidad, ambición y prudencia para elaborar las cuentas, porque hay muchas necesidades económicas y sociales a resolver y para evitar que decisiones posteriores del Gobierno central sobre cuantías de ingresos o gasto no tengan "efectos todavía más nocivos de lo que lo son habitualmente".