Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se ultiman los preparativos para el inicio del juicio del Caso Nóos

Los trabajadores del polígono de Son Rossinyol, donde se celebrará el juicio, están más que acostumbrados a las vistas de la cárcel de Palma, que la tienen a pocos metros. Pero esta semana se han tenido que habituar a los controles policiales. La policía blindará la zona, ya ha buscado posibles explosivos en subsuelos y cableados y está haciendo controles aleatorios a los vehículos. El lunes todos pasarán por el control.  Algunos se lo toman con humor. Para otros, poco humor ya que vaticinan que venir a trabajar será una odisea. La bicicleta, opción más cómoda para algún trabajador, impensable para los acusados. Sólo ellos podrán llegar en coche hasta la misma puerta del edificio. Háganse una idea. Estos quince metros escasos es el recorrido a pie que veremos hacer a la infanta, su marido y resto de encausados. Aquí se colocará la prensa, tras una valla de seguridad. 500 periodistas acreditados de todo el mundo. Para abastecer la concentración del lunes. Las cafeterías se han provisto bien. 76.000 folios de sumario y las togas de los letrados ya están en la sala. Empieza la cuenta atrás.