Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juan Antonio Roca sale de la cárcel con un permiso tras una década en prisión

Juan Antonio Roca tiene ahora 63 años y ha pasado la mayor parte de la última década en prisión. Lejos queda ya su época dorada cuando presidía, desde su puesto en el Ayuntamiento de Marbella, la empresa que gestionaba el suelo público. 

Creció de la mano de Jesús Gil y, tras su fallecimiento, se hizo fuerte en el Consistorio con 
Marisol Yagüe, en lo que fueron quince años de trapicheos urbanísticos durante los que triplicó su fortuna, que llegó a superar los 200 millones de euros. 

Una vida privilegiada que logró ocultar hasta que el caso Malaya saltó a la luz y, aunque en sus primeras declaraciones judiciales negara la mayor los registros de la policía judicial aportaron las evidencias. 

Se abrieron las puertas a sus posesiones: siete viviendas, cuatro grandes fincas rústicas en 
Cádiz, Málaga o Murcia, un coso taurino, helipuerto, ganado y también animales disecados, en ocasiones previamente cazados por él mismo. Pero también numerosas obras de arte, como un Miró que Roca decidió colocar en el baño. 

Posesiones valoradas en 75 millones de euros y que han salido a subasta a través de una web en una iniciativa de la Audiencia de Málaga: armas, objetos suntuosos e incluso inmuebles. Y también ha salido a subasta su colección de arte moderno y contemporáneo, según los expertos, una de las mejores de España.