Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo: España considera una “inaceptable e inadmisible” el espionaje de EEUU

José Manuel García MargalloTelecinco.es

“El Gobierno español ha hecho constar que es una práctica inaceptable, inadmisible entre Gobiernos aliados y socios” si se demuestra el espionaje realizado por la NSA estadounidense a los líderes europeos, según ha señalado el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo. El ministro ha destacado que “hay líneas rojas que son el derecho a la intimidad y a la privacidad”.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Margallo ha destacado que, aunque “no hay constancia de que se haya espiado al presidente”, se ha convocado al embajador de EEUU en España para que el lunes “de satisfacción” en el Ministerio de Exteriores a las cuestiones que se le planteen.
Ha recordado que la Comisión Europea creó un grupo de trabajo para estudiar los efectos de las escuchas. "Obama se comprometió en julio a dar todos los datos de la NSA", ha añadido.
García-Margallo ha recordado que el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, mantuvo en julio pasado conversaciones en Washington con diversos responsables de la Administración norteamericana, a los que pidió explicaciones sobre el alcance de la presunta violación de esa línea roja.
   Además de estas gestiones bilaterales, el Gobierno ha sido "muy activo" en las medidas adoptadas por la UE en relación con este asunto. En concreto, en la creación de un grupo de trabajo para aclarar con EEUU la "incidencia" de sus programas de vigilancia en la privacidad de los ciudadanos europeos, que se ha reunido por el momento en dos ocasiones, la última vez en septiembre.
   El ministro no ha podido confirmar si el Gobierno ha tomado medidas de prevención ante este caso de espionaje, como cambiar el móvil del jefe del Ejecutivo, y se ha limitado a señalar entre risas que él lleva "año y medio sin hablar por teléfono".