Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Wert dice que la disposición al diálogo sobre la reforma es "amplísima"

José Igancio Wertcuatro.com

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha asegurado, durante su comparecencia en la Comisión de Educación en el Congreso de los Diputados, que la disposición de su departamento al diálogo sobre el anteproyecto de Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) es "amplísima" y espera lograr acuerdos en "aspectos parciales" con las comunidades autónomas y partidos políticos.

"Hablo desde la posición de un Gobierno que tiene mayoría parlamentaria, pero sería un gran servicio para el país si somos capaces de llegar a un acuerdo básico, que exige renuncias y cesiones, y estoy dispuesto a hablar sin líneas rojas preestablecidas y sin cortapisas", ha aseverado el titular de Educación, que ha recibido las críticas de todos los grupos de la oposición por presentar el borrador en sede parlamentaria "tarde".
El ministro ha insistido en que el texto continúa "abierto" a las propuestas de la comunidad educativa, comunidades autónomas y partidos políticos. "Estamos dispuestos a sentarnos con todos para que intentemos que (la ley) responda al más ancho de los consensos", ha asegurado, para recordar que "ninguna" reforma educativa en España ha dado lugar a "tantas" conferencias sectoriales como ésta.
"Pacto" con la Cofernecia Episcopal
El portavoz del PSOE en esta comisión, Mario Bedera, ha rechazado nuevamente la reforma educativa por "retrógrada" y "regresiva" y ha alertado de que "atenta contra la calidad y la equidad" de la educación. Asimismo, ha criticado los "bandazos" del Gobierno y que haya pactado con la Conferencia Episcopal aspectos como la alternativa a la asignatura de Religión, las subvenciones a los colegios que separan por sexo o la eliminación de Educación para la Ciudadanía.
Desde UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, ha apostado por dar "estabilidad y tranquilidad" al sistema educativo y ha señalado que su formación cree que no se puede permitir modificar la ley que regula la educación con cada cambio de gobierno. A su juicio, el Estado debe dar un marco y los partidos políticos llegar a un consenso suficiente que lo permita. Asimismo, ha indicado que "es chocante que los estudiantes estén más tiempo en Primaria que en otros países europeos y los resultados sean peores".
Arantza Tapia, del PNV, ha advertido al ministro sobre la "intromisión" del Ejecutivo en las competencias autonómicas y que la norma "adolece" de un diagnóstico preciso. Asimismo, ha defendido la existencia de 17 modelos educativos distintos y ha apostado por el avance "individual" de cada uno de ellos porque no parten del mismo punto. Sobre las evaluaciones, ha señalado que no comparte que estén ligadas al rendimiento y ha advertido a Wert de que al PNV no le gustan las "tutelas".
El tono "ofensivo" de Tardá
El tono del debate ha subido con la intervención del portavoz de ERC, Joan Tardá, que ha acusado a Wert de hacer "terrorismo social" con una reforma que "segrega" al alumno por sexo y clase social. "El día que pierdan, esta ley quedará en nada. Se acordarán de usted por el toro y por nada más", ha aseverado el diputado independentista, que ha sido apercibido por el presidente de la Comisión por el tono "ofensivo" de su intervención.
La diputada del BNG Rosana Pérez Fernández ha culpado a Wert de "aumentar la crispación" con sus declaraciones "prepotentes" y le ha dicho que su petición de consenso "llega tarde" porque, a su juicio, "lo único que le ha importado ha sido el diálogo con los obispos". Unas declaraciones respaldas por la diputada de IU, Caridad García Álvarez, que ha pedido al ministro que "hable con alguien más que con la Conferencia Episcopal".