Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Cabrera se disculpa con los padres de Diego por sus palabras "viscerales"

Diegocuatro.com

El psiquiatra forense José Cabrera ha publicado una carta dirigida a los padres de Diego, el alumno de 11 años que se quitó la vida en Leganés tras dejar una nota en la que decía que no quería ir a clase, para disculparse por las palabras "escatológicas, viscerales y desmedidas" que pronunció durante reuniones con padres del Colegio Nuestra Señora de los Ángeles.

En la carta publicada por el diario El Mundo, Cabrera pide perdón tanto a los padres del niño como a quienes haya "herido" con sus "expresiones verbales, acaloradas y desproporcionadas".
El psiquiatra forense alega que sus palabras son fruto de la "exaltación y la ofuscación" que le produjeron "las muchas descalificaciones graves vertidas" contra la orden de los Mercedarios, que gestiona el centro educativo, "sin que hubiera prueba alguna contra los mismos".
Cabrera apunta que nunca ha considerado "una chorrada" que el menor se quitara la vida. "Esta expresión vulgar la empleé dirigida al trasunto jurídico-administrativo generado por tal fallecimiento y a la magnitud desmedida, en mi opinión, que algunos medios de comunicación habían elevado al máximo".
Finalmente, el psiquiatra forense dice entender y acatar "todos los ataques" que ha recibido por sus "formas injustificables" en estas reuniones, aunque ha apuntado que son expresiones impropias de él, por lo que "sería injusto" que se le enjuiciara por ellas "convirtiendo estas desafortunadas manifestaciones" en una noticia.
La familia de Diego exigió este viernes una disculpa pública a Cabrera y al centro educativo por las "hirientes" declaraciones del primero, que tildaron de "soeces e irrespetuosas" las palabras del forense hacia Diego y la familia, "banalizando un hecho de la trascendencia del suicidio de un menor, como si de un jarrón roto se tratara".