Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jorge Moruno, colaborador de Errejón, pide huir de la "unidad vacía" en Podemos y avisa: "El consenso no es cosa de uno"

El responsable de Discurso de Podemos y miembro del equipo 'Recuperar la Ilusión', Jorge Moruno, considera que las negociaciones que se pondrán en marcha con el resto de sectores --entre ellos el del secretario general, Pablo Iglesias-- para buscar un acuerdo antes de la II Asamblea Ciudadana de Vistalegre deben desarrollarse "sin tutelas" ni "advertencias" y perseguir una "unidad" que se base en la diversidad que existe en la formación, es decir, que no esté "vacía".
"Los inscritos defienden un Podemos que ha madurado más y que ya no es tan dependiente de figuras unipersonales. Creo que el consenso ya no es cosa de uno, es cosas de muchos y es bueno que así sea", asegura en una entrevista con Europa Press el que es uno de los principales colaboradores del secretario político de Podemos, Íñigo Errejón.
En este sentido, Moruno avisa de que el objetivo de Vistalegre II no debe ser buscar una "unidad vacía en sí misma" entre las diferentes sensibilidades que existen en Podemos, porque las bases de la formación han puesto de manifiesto que lo que quieren es "pluralidad".
"Los inscritos nos piden unidad desde la diversidad, no unidad vacía en sí misma. Las diferencias están hechas para la unidad y no puede haber unidad si no hay diferencia", defiende el responsable de Discurso de la formación morada.
En esta misma línea, aboga por que, en esta fase de negociaciones previa a Vistalgre II, cada equipo pueda "defender las ideas y los proyectos" que crea mejores para marcar el rumbo que debe tomar Podemos en su nueva etapa tras el congreso de febrero. "No puede haber ningún tipo de tutela o advertencia, porque eso es una lógica que empobrece el debate", añade.
Además, defiende que el debate sobre lo que debe ser Podemos no sea "una discusión privada entre dos", ya que lo que están intentando construir es "una estructura que perdure en el tiempo más allá de las caras actuales".
"Curiosamente los liderazgos, cuanto más fuertes, quiere decir que menos tejido social y político tienes. Cuanto más fuerte es el tejido social, menos necesidad tienes de construir liderazgos muy fuertes. Lo que tenemos que hacer es trabajar para tener una estructura que cuando ya no están los de ahora pueda ser incluso mejor", ha enfatizado.
RECHAZA LA CULTURA DE LA DESCONFIANZA Y LA CONSPIRACIÓN
Aunque el dirigente 'morado' quiere pensar que Podemos ha dejado por fin atrás la "fase de telenovela" que ha vivido en las últimas semanas, también admite que acabar con las tensiones internas es un "proceso" que requiere tiempo. Eso sí, tiene claro que la solución pasa por construir una organización más democrática y plural.
"La cultura política que tenemos que construir es totalmente contraria a la del enemigo interno, la desconfianza y la conspiración, el ver en el otro algo malo aunque el otro no lo sepa", defiende Moruno, quien también propone empezar por "no desconfiar unos de otros".
"Eso tiene que ver con abrir el partido a que participe mucha más gente, que sea más proporcional y que más gente pueda elegir", explica, al tiempo que señala que esta es precisamente la razón por la cual su equipo ha decidido realizar una gira por diferentes puntos de España para recoger propuestas de las bases. "Sólo con una estrategia amplia podemos llevar una táctica eficaz", apostilla.
En esta línea, asegura que "la mejor manera de que no existan familias o corrientes" es precisamente "poner las condiciones para que exista pluralismo y canales y espacios de deliberación y decisión colectiva donde se pueda hablar de muchas cosas distintas sin ningún tipo de temor a que la discrepancia se considere un desafío".