Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Pujol asegura a la Agencia Tributaria que no tiene bienes en el extranjero

Jordi Pujol y Marta FerrusolaEFE

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol aseguró a Hacienda que no tiene ni ha tenido bienes en el extranjero entre 1980 y 2013, según un oficio de la Agencia Tributaria encargado por el Juzgado de Instrucción 31 de Barcelona, que investiga a la familia por ocultar fondos fuera de España sin declarar durante más de 30 años.

Tras constatar que Pujol no presentó la declaración sobre bienes y derechos en el extranjero de 2012 y 2013, la Agencia Tributaria le requirió diversa documentación, a lo que su representante aseguró que "no hay nada que declarar", con lo que no presentó documentación alguna, recoge el informe de Hacienda fechado el 6 de mayo.
En octubre de 2014, Hacienda le reclamó información sobre los mismos conceptos pero en referencia a 2010 y 2011, ante lo que el representante de Pujol dijo que el expresidente "no fue titular de bienes o derechos en el extranjero en los años 2010 y 2011, ni tampoco desde el año 1980 al 2009".
La Agencia también ha remitido a la juez del caso, Beatriz Balfagon, informes de las cuentas de la mujer del expresidente, Marta Ferrusola, y de los cuatro hijos sobre los que comenzó la investigación de la causa --Marta, Pere y Mireia-- y, en estos oficios, sí que se recogen cuentas bancarias en Andorra.
La versión de la familia es que los fondos que ocultaron en el extranjero tienen su origen en un legado del padre del expresidente, Florenci Pujol, de 1980 y que, gracias a tener el dinero invertido en "láminas financieras de titularidad opaca", consiguieron multiplicar su fortuna depositada en cuentas andorranas.
Así lo sostuvo en su declaración ante la juez Jordi Pujol Ferrusola, que aseguró, tras ser imputado con posterioridad en la causa, que cuando se encargó de la gestión del legado familiar --cogiendo el testigo de otros dos gestores--, al vencimiento de estos productos financieros repartió el dinero a partes iguales entre los siete hermanos y su madre.