Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Pujol Ferrusola y su esposa, ante el juez

El primogénito del expresidente Pujol, Jordi Pujol Ferrusola, y su esposa, Mercé Gironès, declaran como imputados ante el juez Pablo Ruz de la Audiencia Nacional. María Victoria Álvarez, su exnovia, fue la que tiró de la manta al denunciar ante el magistrado que Pujol Ferrusola trasladaba mochilas llenas de billetes de 500 euros. Ruz imputa al hijo de Pujol un delito de blanqueo de capitales y otro de fraude contra la hacienda Pública e investiga a una veintena de empresas que le habrían abonado casi ocho millones de euros camuflados como trabajos de asesoría. Sin embargo, hay más. El propio expresidente de la Generalitat admitía en julio pasado que su familia posee fondos en el extranjero, no declarados al fisco, desde 1980. Fortuna que vinculó a una herencia de su padre, ajena a su testamento, y de la que habrían sido beneficiarios él, su mujer y sus siete hijos.