Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eguiguren aboga por una constitución vasca "propia" sin "contradicciones" con la española

Sin "contradicciones" con la española

El presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, cree que, una vez que se consolide la paz, se puede abordar una Constitución vasca propia, "sin contradicción" con la Carta Magna española, y ha abogado por la vía del consenso o del pacto constituyente porque, la vía refrendataria, para ver si se es vasco o español, "sería la peor salida", ya que dividiría "al país en dos". El representante socialista ha apostado por establecer "un mecanismo de consenso" para el derecho de los vascos "a ser lo que quieran en el futuro, incluso independientes". En todo caso, ha considerado que "lo que va a ser posible el día de mañana es que pueda haber una 'unidad política' que sea Euskal Herria y que no sea independiente ni de Francia ni de España".
En los desayunos de Fórum Europa-Tribuna Euskadi, Eguiguren ha manifestado que ahora "que no hay terrorismo, estamos en condiciones de intentar hacer" en Euskadi "lo que los españoles hicieron en 1978, un gran pacto constitucional".
"Creo que, en la medida en la que vayamos haciendo la paz, tenemos que afrontar, pero no porque lo pidan unos nacionalistas o porque lo pida HB, sino, entre otras cosas, porque lo pedimos los socialistas, que somos los que hemos tenido parte importante también en que este clima político se cree en Euskadi, ese nuevo pacto, ese nuevo consenso en Euskadi", ha añadido.
A su juicio, no hay que verlo como "una reivindicación nacionalista" a donde va a ir los demás "porque no haya más remedio". "Yo creo que antes no fue posible por las circunstancias, pero ahora sí es posible", ha afirmado.
El presidente de los socialistas vascos ha manifestado que la Constitución "que no sepa abordar todas las cuestiones que afectan a un país, a una nación o a una región, sean grandes o pequeñas, simbólicas o no simbólicas, es una Constitución que no vale para ese país".
"Hay una flexibilidad en el manejo que podemos hacer de la Constitución, con el reconocimiento de los derechos históricos para ese nuevo consenso, que no podíamos haber imaginado hace 30 años, y tenemos la paz y, por tanto, las condiciones para poder hacerlo", ha añadido.
En este sentido, ha apostado por hacer "lo que no se supo hacer" en el 78, "al principio del constitucionalismo", y ha dicho que no se debe ver "como una preocupación o una angustia, sino como una oportunidad que han estado esperando los vascos". "Creo que incluso podría valer una Constitución vasca propia sin contradicción con la Constitución española", ha destacado.
A su juicio, "hay que deshacerse de dogmas" porque es "momento de hacer un país que viva a gusto, con su marco político, y en esa tarea", se tienen que "empeñar todos mediante el consenso".
"La peor salida"
Asimismo, ha considerado que "la peor salida que podría tener este país es pensar que, por unos determinados resultados electorales, se va a decir si se es español o no". "Ahí, gane quien gane, perdemos todos porque el país se divide por la mitad", ha añadido.
El representante socialista ha abogado por el consenso del Estatuto, "pero ya perdiendo el miedo" a las palabras como "soberanías compartidas, constituciones propias o derechos a decidir, que encajan perfectamente dentro de una visión abierta del constitucionalismo vasco y español".
Jesús Eguiguren ha manifestado que el año 2012 "es el primer año de la paz y el bicentenario de la Constitución de Cádiz", hitos que ha querido unir "para no sólo pensar en el pasado, sino, sobre todo, en el futuro".
Tras señalar que el Gobierno vasco "ha traído la paz y va a tomar pronto medidas muy importantes para profundizar en el camino" de la pacificación, ha mostrado su confianza para que "este país sea tan sensato como para saber que su prioridad inmediata es consolidar la paz" con "prudencia y responsabilidad política".
El presidente del PSE-EE ha manifestado que, "otra cosa es que la consolidación de la paz suponga que desaparezcan todos los problemas" de los vascos, y ha precisado que, "a veces", no se sabe cómo llamarle "a lo que ha ocurrido en Euskadi: problema, conflicto, etc".
En esta línea, ha recordado "las cifras de muertos en Euskadi, por ejemplo, en relación al colectivo amenazado", y aunque "sean dos cosas distintas", la gente que "ha pasado por los tribunales y por la cárcel".
Por ello, ha asegurado que éste ha sido "un conflicto de los importantes y de los graves que se han dado a nivel internacional", pero en "un país pequeño".
Problema vasco
A su juicio, al margen de la paz, el problema de los vascos "viene de muy lejos y es inútil decir que no", y ha abogado por "hacer una reflexión serena y tranquila, no quizá ahora, pero es momento de planteárselo", ha indicado.
Jesús Eguiguren ha precisado que "todo nacionalismo es mentira, es español también", y ha señalado que, por ejemplo, se dice que la primera Constitución fue la de 1812, cuando, "mejor o peor, lo fue la de 1810 que se hizo en Baiona bajo dominación napoleónica".
A su juicio, ahí es "donde con más claridad apareció el problema que todavía hoy afecta a los vascos", que se retomó en la Constitución de 1812, "donde los vascos vuelven a tener un papel importante y también de agitadores", y después, los derechos históricos aparecen "con toda su fuerza" en la Constitución Española del 1978, que "fue frustrante" por "el déficit de legitimidad importante" en Euskadi.
"El sueño de la Constitución fue una realidad en toda España en la transición, pero no en Euskadi, sino que más bien aquí fue una pesadilla, agravada por el tema del terrorismo", ha aseverado.
Pacto constituciona
A su juicio, ahora existe la posibilidad de lograr "un pacto constitucional", algo "relativamente sencillo porque aquí se habla mucho de reforma del Estatuto, pero aquí apenas hay problema de competencias".
"No quiero frivolizar, pero una disposición adicional más y otra transitoria, resuelven casi todos los problemas vascos para otra temporada y, luego, se hace otra adicional y otra transitoria y seguimos", ha apuntado.
A su juicio, "aquí lo que se va a discutir no es la cuestión de competencias", sino que "lo que se va a poner encima de la mesa claramente es una vía refrendataria" por parte de quien quiera que haya votaciones para ver si los vascos quieren o no ser independientes, "y una vía de consenso" por la que, "seamos independientes o no, se decide conjuntamente entre todos".
"Yo creo que, por la vía del consenso, incluso algún día igual somos independientes. Pero, por la vía refrendataria, desde luego, no lo vamos a ser nunca, porque lo que hace es dividir al país en dos", ha indicado.
El representante socialista ha indicado que "el país tiene margen para tener ese derecho a decidir que dicen". "Debe tener derecho a ser lo que quiera ser en el futuro, como si quiere ser independiente, pero nosotros tenemos que establecer un mecanismo que sea el del consenso", ha aseverado.
Lo lógico, en todo caso, sería entran en el Reino de Navarra
Además, ha precisado que también se acabará "la obsesión" con Navarra, "cuando es la mayor barbaridad que a uno se le puede ocurrir, pretender integrar a todo un Reino en una pequeña periferia". "Lo lógico es que, en todo caso, hubiéramos intentado lo contrario, entrar en Navarra", ha precisado.
En su opinión, "lo que va a ser posible el día de mañana" es que pueda haber una "unidad política que sea Euskal Herria y que no sea independiente ni de Francia ni de España".
De esta forma, ha señalado que puede "haber una entidad llamada Euskal Herria que tenga órganos comunes", con lo cual, toda esta discusión sobre Navarra, "se vería, en parte, resuelta". Por ello, ha apuntado que "este Gobierno, con los demás partidos, debería hacer una reflexión serena sobre el futuro del país".